J.L. Fernandez's Blog

Interviews, articles, and other synthetic delusions of the Electric Head

Nick Drake. En un lugar solitario

Posted by jlfercan en julio 17, 2009

drake2

Cuanto más escuchamos sus discos, menos sabemos de él. Nunca conoció el éxito en vida, pero la magia de sus canciones extiende su influencia, tres décadas después, en gran parte de la música actual. Resulta inevitable, al pensar en su mala suerte y en los acontecimientos que determinaron sus azarosas vidas, el pensar en otros balas perdidas: Tim Buckley, Elliot Smith… inicios fulgurantes y trayectorias  fugaces, truncadas por un temprano final que no hizo sino aumentar el aura de leyenda que rodea a todo lo que grabaron. Todos ellos fueron seres atormentados, que encontraron en la interpretación y la composición una vía de escape a un mundo que se les antojaba lejano y hostil.

En el caso del británico, sus circunstancias vitales parecen todavía más extremas, ya que su hipersensibilidad hacia los que le rodeaban terminaron derivando en problemas psiquiátricos, que influyeron a la hora de dar a luz sus mejores canciones. Nick Drake fue, en definitiva, alguien al que la soledad persiguió durante toda su vida. No se le conocen parejas estables, amigos, amantes o relación con otros artistas. Los únicos que estuvieron a su lado fueron aquellos que ayudaron a que sus discos saliesen a la luz. Los mismos que, tanto tiempo después, han seguido luchando para que su obra siga en catálogo y sea reeditada como se merece.

El productor Joe Boyd, maravillado por el talento de aquel taciturno compositor, inentó convertirle en una estrella con dos álbumes, “Five leaves left” (69) y “Bryer Later” (70), ambos soberbios, en los que su susurrante voz adorna una serie de composiciones magistrales, donde el folk se va empapando progresivamente de otras sonoridades. Dotados de barrocos arreglos, ambos discos provocan el entusiasmo de la crítica en su día, pero son un fracaso comercial. La actitud de Drake tampoco ayudó, ya que debido a su atávico miedo escénico apenas se limitó a hacer unas cuantas actuaciones. Incluso su actitud en el estudio era difícil, ya que traía exactamente el número de canciones que creía que debían formar el álbum, sin material adiccional, pero eso si, perfeccionadas hasta el paroxismo.

drake4El fracaso en ventas le hacen caer en una profunda depresión, hasta el punto de que se medica compulsivamente y no resiste vivir solo, y vuelve a casa de sus padres. Alli, hastiado de todo, decide prescindir de arreglos y entrega un disco grabado únicamente con su voz y su guitarra. Se trata de su obra maestra “Pink Moon” (71), un álbum nocturno, lleno de imágenes poéticas y ensoñaciones, que transmite auténtica desolación. Pese a lo soberbio de su contenido, la austeridad del álbum provoca el lógico enfado de la compañía, que presiona al artista para que vuelva a trabajar de una forma más profesional, pero ya es demasiado tarde. Durante sus últimos días, la incomprensión del público acabó mentalmente con él, y el artista terminó recluido por voluntad propia en un psiquiátrico, para después irse a vivir a París en una barcaza sobre el Sena, mientras escribía canciones que formarían parte de su siguiente trabajo, y a los que hemos tenido acceso recientemente a través de diversas recopilaciones.

Nunca llegó a componer esos temas, ya que una vez más, la soledad se le hizo insoportable y regresó al hogar paterno, donde apareció muerto tras haber ingerido un potente antidepresivo, en lugar de sus pastillas para dormir. Las autoridades decretaron suicidio, aunque el compositor ni siquiera dejó una nota.

Lo trágico y romántico de su figura ha provocado un renovado interés por su obra en este principio de siglo, y recopilaciones como “Time of no reply” o “Made to love magic” deberían ser de adquisición obligada para los que deseen introducirse en el mundo interior de un artista único. Y perderse una vez más entre la insondable desolación de magistrales temas como “Thoughts of Mary Jane”, “Time has told me” o “Things behind the sun”.

J.L. Fernandez, 2007. Publicado en el nºespecial 400 de la revista Popular 1.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: