J.L. Fernandez's Blog

Interviews, articles, and other synthetic delusions of the Electric Head

Entrevista con… Mike Watt (Minutemen, Stooges)

Posted by jlfercan en agosto 17, 2009

Nos encontramos a mediados de los 90 y un mismo proyecto reúne a artistas tan relevantes como Eddie Vedder, Dave Grohl, Jay Mascis, Flea, Henry Rollins, Lee Ranaldo, Pat Smear, Dave Pirner, Frank BlackEvan Dando o Chris Novoselic. No estamos hablando de ningún hipócrita festival benéfico para alimentar al Tercer Mundo, sino del homenaje de la generación alternativa, entonces en la cresta de la ola, a uno de sus máximos referentes. Se trataba del primer álbum de Mike Watt en solitario. Los Peppers le habían dedicado su “Blood sugar sex magik”, y Nirvana siempre le expresaron admiración, pero hasta ese momento el bajista era uno de tantos ilustres desconocidos de la historia del Rock. Afortunadamente, el tiempo pone las cosas en su lugar, y además de haber seguido con sus miles de proyectos en solitario, hemos podido verle junto a Iggy & the Stooges. No podíamos dejar pasar la ocasión de indagar un poco en su modélica trayectoria al frente de los emblemáticos Minutemen o Firehose, además de preguntarle por sus anécdotas con Perry Farrell, Kurt Cobain, y la reciente superación de una enfermedad que casi le lleva a la tumba.

wa7

Parece ser que vas a estar muy ocupado con The Stooges durante estos primeros meses de 2006

“El año pasado fue de locos, porque además de los dos shows con The Stooges hice un pequeño tour que pasó por España. Voy a actuar mucho en directo en estos primeros meses, pero porque The Stooges vamos a hacer gira en Australia y Nueva Zelanda”.

¿Cómo ves tu anterior álbum, “The second man’s middlestand”? Pasaste por una enfermedad muy dura justo antes de grabarlo

“Después de haberme pasado tanto tiempo hospitalizado, todas las letras que compuse hacían referencia a mis sentimientos en esos momentos, y el disco acabó reflejando lo que uno siente al enfrentarse a una enfermedad”.

¿Estás recuperado del todo?

“Si, si, por suerte ahora mismo estoy perfectamente, pero no sabes lo mal que lo pasé… casi me muero, y en esos momentos uno se siente tan débil que no tiene fuerzas para hacer nada, y yo pensaba una y otra vez que todavía me quedaba tanto por hacer… por eso grabé ese disco, porque de repente me volví a sentir con salud, y tenía un montón de cosas sobre las que escribir después de una experiencia como esa. Ahora intento llevar una vida saludable, casi todas las mañanas salgo a dar una vuelta en bici, y a veces los fines de semana salgo con mi kayak, asi que me mantengo en buena forma, creo que estoy mejor ahora que cuando tenía treinta años. En fin, cuando eres joven eres irresponsable, crees que vivirás para siempre y no te preocupas por tu salud, pero llega un momento en el que tomas conciencia de que te estás acercando a la mitad de tu vida, y entonces uno cambia. Para consolarme siempre me digo que todavía me queda mucho por hacer (Risas)“.

wa5

Tu primer disco en solitario, “Ball-hog or tutboat” (1995) fue todo un acontecimiento, y contaba con una lista de colaboradores increíble. Ahi estaban Eddie Vedder, Chris Novoselic, Dave Pirner, Evan Dando, Dave Grohl, gente de Sonic Youth, etc. ¿Cómo fue trabajar con todos ellos?

“Lo plantee como un experimento que constitía en mi como bajista, siendo el punto de unión de canciones interpretadas por músicos diferentes. Quería que cada tema estuviese interpretado por artistas distintos y cuando lo grabé todavía no tenía claro quien iba a tocar en cada canción, pero todos esos artistas se iban ofreciendo de forma voluntaria. Fue algo muy curioso y creo que funcionó. Si te pones a ver los créditos del disco, verás que llegamos a reunir a más de cuarenta músicos, y yo toco el bajo en todos los temas. Eso es lo que más me gusta de mi instrumento, que el bajo es como el pegamento que mantiene unido a un grupo, y ese era el experimento, hacer que funcionase algo con tanta gente diferente involucrada”.

¿Te sientes algo así como el padre del Rock Alternativo de los 90?

“Mmmm…más bien me siento como un eslabón de la cadena que llevó a que ese estilo acabase triunfando. Más que haber inspirado eso, yo me incluyo dentro de la cadena, pero no es una cadena que lleve al punk rock de los 80, sino que llega hasta Woody Guthrie, o hasta John Coltrane, que hacían música cruda y real, que es también de lo que trata el punk rock. Nadie es el padre o inspirador de un movimiento concreto, si un músico es sincero sabrá reconocer que lo único que hizo durante gran parte de su trayectoria fue inspirarse y aprender de otros artistas. Ese es un proceso natural, está pasando constantemente”.

¿También hoy en día? ¿No crees que el espíritu de esa época se ha perdido en cierta manera?

“En muchos aspectos el panorama me parece incluso mejor. Hoy hay más bandas que nunca, y mucho más interés en explorar la música del pasado que cuando yo era joven. Por lo que dices a ti te parece que hoy están peor las cosas, pero eso no es un problema de la escena, ni de los músicos, sino del ser humano. ¿Sabes por qué? porque los seres humanos nos parecemos mucho a un rebaño de ganado (Risas). Asi que el ganado se alimenta con toda esa música que suena siempre igual. Y además no es un problema nuevo, piensa en Pat Boone haciendo versiones blandas de los temas de Little Richard y vendiendo mucho más que él. Siempre ha habido cosas terribles mientras la calidad quedaba en un segundo plano, es siempre el mismo ciclo, la comercialización de todo. Oh, ya se me olvidaba, tengo que contarte esto: (vocifera) ¡los centros comerciales!. No veas qué desilusión me llevé las últimas veces que actuamos en España. Es que la primera vez que estuve alli no vi ni un solo centro comercial, y me alegré por vosotros, pero este verano ¡estaba todo lleno de centros comerciales al estilo americano! (Risas). De verdad que lo siento, que esa sea la influencia más fuerte que mi país ha tenido en España, porque es terrible. Hablar de los centros comerciales es como hablar de música, el ser humano es así, y esa es la cultura de lo material, en el terreno musical y en todos. ¿La solución? para mi  es ser fuerte,  mantener tu propia visión, y creer en ella”.

Tambien tocaste en el segundo trabajo de Porno for Pyros, “Good god’s urge” (1996) ¿cómo fue la experiencia?

“Pues significó mucho para mi y fue la primera que ayudé a otra persona a sacar un disco adelante. Yo estaba acostumbrado a tocar en mi banda y a seguir mis propios parámetros, y de repente tuve que seguir la dirección que indicaba Perry. Me encanta todo lo que ha hecho, tanto con Porno for Pyros como con Jane’s Addiction, me parece un hombre realmente interesante”.

¿Qué hay de cierto en esa imagen de genio loco que todos tenemos de él?

“Le definiría como un individualista, no en el sentido de egoísta, sino como alguien que confía plenamente en su capacidad como individuo. Yo lo veo como un artista muy valiente, que tiene una forma de trabajar muy curiosa, porque hace que te involucres totalmente en las canciones. Es decir, cuando me sentaba con Perry y me mostraba como iba la canción, era algo muy interesante, porque Perry no te enseña simplemente los acordes del tema, sino que te cuenta una historia, te dice lo que significa eso que él quiere transmitir, asi que muchas veces llevas un buen rato escuchándole hablar y todavía no tienes ni idea de como suena el tema en cuestión (Risas). Aprendí mucho con él, y en cierto modo me recuerda a la forma de ser de Iggy: es alguien salvaje y al mismo tiempo totalmente consciente de lo que hace”.

wa6

¿Qué te parecieron Nirvana? Ellos se declaraban admiradores de tu trabajo

“Nirvana me interesan mucho como fenómeno. Mi visión de ellos es la de una banda joven, en búsqueda constante de su propio sonido. Les conocí de cerca y eran unos chicos interesantes, estaban muy al tanto de las bandas punk que les precedían”.

¿Cómo era Kurt Cobain? ¿Recuerdas algún momento en especial con él?

“Oh, Kurt siempre me pareció un artista muy interesante, y estaba muy metido  en muchos tipos de música diferente. Cuando nos veíamos hablábamos de música y la verdad es que conocerle en persona me hizo darme cuenta de que ante todo era un chico muy educado. Es decir, le veías sobre el escenario y parecía estar siempre al límite, y esa es la imagen que todo el mundo tiene de él, pero con los que le rodeaban era una persona amable y cercana. Por desgracia, tengo grabada la última vez que nos vimos. Mira, la última vez que le vi, después de un show, charlamos un rato, y cuando me iba, Kurt me dijo “Hey Mike, ha sido un placer, encantado de verte”, y yo le dije “claro Kurt, lo mismo digo”. Y se me quedó mirando y me lo explicó mejor “No Mike, no es una frase hecha, creo que eres un buen tipo y de verdad que ha sido genial poder verte y haber charlado un rato”. La verdad es que le tenía bastante aprecio”.

¿Tienes alguna teoría sobre qué fue lo que le pasó?

“Lo que está claro es que Kurt, además de un gran artista, era una persona muy sensible, quizá demasiado. ¿Entiendes?, quizá demasiado para este ambiente en el que nos tenemos que mover los músicos. Y además él venía de una escena distinta, los grupos de club no llegaban nunca a ese nivel de popularidad, y supongo que no se lo esperaban, quizá eso supuso demasiada presión para él, no lo se. Quizá en esos momentos en los que charlábamos estaba jodido, pero siempre era muy amable y los demás no lo notábamos”.

Hablemos de la que fue la formación por la que todos te recuerdan: Minutemen. ¿Es cierto que elegisteis ese nombre porque al principio sólo tocabais temas muy cortos?

“No. He oido esa historia pero es una interpretación errónea. La verdad es que elegimos ese nombre porque nos considerábamos una banda de clubs, lo opuesto a las bandas de arena rock. No es que sólo tuviésemos temas cortos, sino que teníamos una única canción muy larga, dividida en varias pequeñas partes, asi que daba la impresión de tocar únicamente pequeños temas, y por eso elegimos ese nombre”.

Vuestro álbum “The Punch Line” (1981) es un trabajo que ha sido reinvidicado hasta la saciedad como uno de los más influyentes de la escena punk de los 80. Tengo entendido que su grabación se hizo de forma muy rápida

“Claro, porque apenas teníamos medios. Para ser sincero, lo grabamos como si fuese un concierto. Nosotros no teníamos la más remota idea de cómo grabar un disco, y puede sonar ridículo, pero hicimos unos cuantos ensayos, y grabamos el disco de un tirón, incluso tocamos las canciones en el mismo orden en el que aparecieron (Risas)“.

¿Qué me dices de las influencias del jazz que tenías en los días de Minutemen?

“Se habla de ello, pero nosotros nunca habíamos escuchado jazz, éramos demasiado jóvenes, yo era incapaz de prestar atención a un disco de John Coltrane. El jazz llegó a gustarme más adelante. En el momento de formar Minutemen ni siquiera teníamos un background exclusivamente punk, sino de arena rock, que curiosamente era contra lo que pretendíamos luchar. Lo que queríamos era tener algo de éxito y poder ganarnos la vida tocando de ciudad en ciudad. ¿Sabes? es gracioso, porque mi padre era maninero, y cuando yo empecé a salir de gira y a enviar postales cada noche desde una ciudad distinta, llegaron a decirme “te pasas la vida viajando, eres como un marinero” (Risas), me di cuenta de que vivir en la carretera era algo similar, y asumí que mi vida y la suya terminaron por ser muy parecidas”.

wa8

Cuando D.Boon murió formaste Firehose

“Es que sentía que continuar con Minutemen sin D.Boon era traicionarle. Mira, era mi mejor amigo desde la infancia, gracias a su madre me decidí a tocar el bajo, y mi conexión musical con él era al cien por cien, y simplemente no podía continuar.  Firehose nació porque el que terminaría siendo nuestro guitarrista, Edward, que vivía en Ohio y aún estaba estudiando, encontró mi número en la guía telefónica. Edward llamó a mi casa y me contó que era fan de Minutemen, y que debíamos montar un grupo juntos porque tenía unas cuantas ideas. Para mi fue en plan “vaya, ¿por qué no?” (Risas)“.

¿Llegaste a pensar que formarías parte de The Stooges algún día?

“No, ni de coña (Risas). Los Stooges eran un grupo que se separó cuando yo era un adolescente. Siempre fueron una de las influencias fundamentales de los que tocábamos en bandas de punk rock en mi época, y hice una gira con Jay Mascis, de Dinosaur Jr. interpretando versiones de The Stooges, casi como una diversión, pero parece ser que aquello llegó a oidos de Ron Asheton y ya ves, aquí estoy formando parte de la banda, todo gracias a una serie increíble de coincidencias. Además yo había pasado por una grave enfermedad en los últimos años, y en los peores momentos no podía tocar el bajo, porque apenas me podía mantener en pie”.

Cuéntame como surgió la posibilidad de convertirte en miembro de The Stooges

“Fue todo gracias a Ronnie (Asheton). Un día estaba de gira, en Florida, y recibí una llamada de Iggy. Nada más coger el teléfono me dijo: “Necesitamos un bajista y tu eres el hombre”. ¡Imagínate la cara que se me quedó!”.

¿Llegaste a ver alguna vez a los Stooges originales en directo cuando eras joven?

“No, nunca tuve la oportunidad de hacerlo. La gente me ve como un músico punk de clubs y cree que me he pasado la vida viendo conciertos de ese tipo, pero cuando era joven jamás pisé una sala, no hasta que descubrí el punk rock. Lo mío era más bien el arena rock, y hasta el 78 no llegué a ver un show en una sala. Aún asi, Iggy ya era uno de mis artistas preferidos”.

Es curioso que fueses un seguidor del arena rock. ¿cuáles eran tus grupos favoritos?

“Me encantaban Blue Oyster Cült, también vi a T-Rex en directo y mmm… Alice Cooper era otro de mis artistas favoritos,  The Who pero sobre todo Creedence Clearwater Revival. Cuando conocí a D.Boon él no sabía demasiado de rock n’ roll, y yo le enseñé discos de Cream, de The Who, Creedence, esa fue la música que nos hizo sentir ganas de formar una banda”.

¿Cómo fue tu primer encuentro con Ron Asheton?

“Bueno, en un primer momento Ron puede parecer una persona bastante cerrada, guarda mucho su intimidad, pero es un hombre generoso y que además te enseña mucho. El tiene esa forma de tocar… tiene un sentido del ritmo asombroso, y tocar con él en el escenario es realmente fácil. Ron es increíble, y sigue tocando exactamente igual que antes, se reconoce inmediatamente”.

¿Pero por qué tardaron tanto en reunirse con Iggy?

“Bueno, él e Iggy no se hablaban durante todos estos años. No se como fue exactamente, sólo que cuando Iggy empezó a grabar su disco “Skull Ring” les hizo llegar a Ronnie y Scott la invitación para colaborar, y que ellos aparecieron en el estudio y compusieron esas cuatro canciones que salieron en el disco. No se porqué, pero tengo la sensación de que Iggy tuvo tantas bandas diferentes durante estos años que tenía muchas ganas de volver a reunirse con la que fue su banda original, vieron que la química seguía ahí y decidieron volver a lo grande. Yo llevo en el mundo de la música mucho tiempo, y he estado por medio de algunas reuniones que son casi como un contrato de trabajo, todo muy frío y donde los músicos ni siquiera se miran durante el show, pero te aseguro que lo que ha pasado con Stooges es totalmente distinto, Iggy y Ron hablan mucho, y cuando estás con ellos notas esa cercanía entre viejos colegas”.

¿Cómo fue tu primer encuentro con Iggy?

“La primera vez que toqué con él fue en una actuación especial con dos de los chicos de The Hives. Hicimos tres temas y su energía me dejó alucinado”.

wa1

Supongo que conociéndole a nivel personal, tendrá una forma de ser muy diferente

“Si, pero como es persona es también muy interesante. Iggy es alguién muy inteligente, está muy al tanto de lo que pasa en el terreno artístico. Tu lo ves en el escenario y ves a ese hombre tan salvaje, que parece que se vaya a volver loco,  pero después siempre le ves leyendo, le interesa mucho aprender sobre historia, y son dos facetas de la misma persona, por eso te digo que me parece alguien muy interesante. Me di cuenta de ello cuando supervisó la reedición de “Fun house”, y me di cuenta de que Iggy es como el cerebro en medio de esa tormenta, puede tener la cabeza en un montón de sitios al mismo tiempo”.

Iggy es el mismo de hace treinta años, su energía en directo es increíble, y personalmente creo que eso es un misterio para los que le hemos visto en directo

“¿Quieres saber mi opinión?. Una ética de trabajo muy firme. Se prepara físicamente, pero lo primero que él piensa es que hay que salir al escenario como si ese fuese a ser el último concierto que vayas a dar en tu vida. No puedes actuar de forma mecánica, tiene que ser un show real. Eso es lo que me dijo, que él quiere que el público vea al mejor Iggy posible. El tiene ese tipo de planteamientos muy arraigados, y me recuerda a la forma de ser de D. Boon. Porque cuando yo y D.Boon teníamos que salir al escenario con Minutemen, también me decía eso, que teníamos que hacer el mejor concierto posible, o quizá nadie querría volver a vernos actuar. Ambos eran personas llenas de vida, con la misma idea de lo que tiene que ser un show”.

Hay algo que los fans no acaban de entender: el porqué de no incluír un sólo tema de “Raw Power”, y cerrar el show con temas de Iggy en solitario

“Es que “Raw Power” no fue un disco de los Stooges originales, porque ahí tocaba James Williamson, asi que lo hacemos por respeto a Ronnie. A todos nos encantan las canciones de “Raw Power”, Iggy solía incluír varias en sus actuaciones en solitario, pero decidimos dejar fuera esos temas por no formar parte del material original de The Stooges. Era un disco de The Stooges, pero no de la banda original, que es la que hoy puedes ver sobre el escenario. Aquel era otro grupo. Para ellos meter esas canciones en el set list sería cambiar totalmente la filosofía de esta reunión, y ¿sabes? nadie alrededor suyo se atrevió a mencionar ese tema jamás (Risas). Estoy seguro de que a los fans les encantaría oír algunos de esos temas, pero ni Iggy ni los Asheton quieren oir hablar del tema, y es algo que no se toca. Y si, al ceñirnos a sólo discos nuestro set list es bastante limitado, pero el gran plan para este año es grabar otro disco de estudio como The Stooges”.

¿Un disco nuevo? eso suena muy arriesgado

“Es para demostrar a todos que esta reunión va en serio, que no se ha hecho únicamente por dinero. Iggy está escribiendo letras, y va a salir este año, tenemos muchísima ilusión.

¿Es la relación entre Iggy y los Asheton buena o hay tensión en algunos momentos?

“Yo creo que es perfecta, jamás les he visto pelearse por nada. Además cuando estás con ellos, el día del concierto, notas que se sienten realmente cómodos juntos, creo que eso a Iggy le ha rejuvenecido, en serio”.

¿Que significaba para ti la música de The Stooges cuando eras joven?

“¿Quieres saber algo curioso? Ahora el nombre de The Stooges es legendario y todo eso, pero la verdad es que cuando yo estaba creciendo, a mucha gente joven no les gustaban nada (Risas). Y ellos me lo comentan muchas veces, que en esa época llegaban a un sitio y eran muy mal recibidos”.

Quizá fuese debido a la violencia que solía haber en sus conciertos

“Más que por eso, creo que es porque los seres humanos somos muy influenciables, y si un sólo tipo dice que algo es malo, eso se vuelve contagioso. Mucha gente les odiaba por lo que leía o escuchaba sobre ellos. Por eso tenían tanto interés en volver, y créeme, estamos todos muy agradecidos del respeto con el que se nos trata ahora, sobre todo por parte de la gente más joven que viene a los shows”.

wa9

Para la mayoría, “Fun House” es el gran favorito, ¿lo es para ti también?

“Desde luego. Me gusta mucho el primero, pero “Fun House” fue un paso adelante. Es un todo, como un sólo elemento, tiene vida propia. Cuando lo remasterizamos hicimos una recopilación con todas las tomas que se grabaron de las sesiones originales, y había muchísimas. Para mi fue una sorpresa, porque cuando yo era joven y lo escuchaba, tenía la sensación de que se había grabado rápido, yo era muy ingenuo y pensaba en primeras tomas, todo muy espontáneo, y me equivocaba. No sabes el gran trabajo que supuso para ellos conseguir ese sonido, es increíble”.

Ese disco tiene una energía muy particular, algo así como energía contenida

“Y además sigue sonando brutal después de treinta años. ¡Parece que haya sido grabado la semana pasada! (Risas). Tu escuchas algún disco de esa época, no se, de Grand Funk, y sí, pueden gustarte las canciones, pero suena antiguo, es “música de antes”, y un disco de Stooges no suena así, mantiene esa sensación de peligro, para mí es música atemporal”.

Cuando os vi en España, en Santiago, esperaba ver un buen show, pero he de reconocer que superásteis mis expectativas

“Esperabas ver un show de hombres mayores, ¿verdad?. La típica reunión aburrida, pero no somos esa clase de banda”.

No es eso. Confiaba en Iggy, pero no esperaba ver tanta química ni una reacción asi por parte de la gente

“Fue lo primero que nos dijo Iggy: “No quiero que esto sea un show de “oldies”, ni una actuación nostálgica. Esto es una banda para aquí y ahora”. Y los Asheton lo tenían clarísimo también, que la gente tenía que salir impactada de los conciertos”.

¿Recuerdas como te sentiste tocando con ellos por primera vez?

“Ese primer concierto fue una locura. Camino del concierto, empecé a sentirme mal en el avión, y todo era por nervios, porque sencillamente no me lo podía creer. Es decir, para mi era como un sueño, y cuando el concierto empezó no podía para de pensar “Hey, ¿qué hago yo aquí”. Era como uno más de los espectadores, pero tenía un bajo en mis manos (Risas)“.

¿Qué es lo más curioso que has visto estando en The Stooges?

“Bueno, Iggy nunca deja de sorprenderme con algunas de sus locuras (Risas). A veces se deja llevar y no sabes muy bien qué hacer, ya se tiró encima mía un par de veces en pleno concierto intentando derribarme, pero no lo consiguió (Risas). Ya habrás visto que sigue empeñado en subir a un montón de chicos al escenario, y cuando pasa eso siempre es un delirio (Risas). Pero ya sabes, ahora no hay la violencia de antaño en sus shows, es todo diversión. Mucha gente nos tira cds al escenario cuando estamos tocando, cds de sus bandas para que los escuchemos (Risas)“.

wa4

Los Red Hot Chili Peppers te dedicaban “Blood Sugar Sex Magik” en la contraportada del álbum. Cuando lo compré era muy joven y al leer tu nombre, creí que te lo dedicaban porque eras alguien que acababa de morir

“Oh, vaya (Risas). Yo tampoco tengo muy claro el porqué de la dedicatoria. Estaba en Europa cuando tuve el álbum en mis manos por primera vez, mientras estaba en una tienda de discos me dijeron “hey, mira esto”, y me quedé sin saber qué decir. Los Chili Peppers me conocían porque su segundo concierto fue teloneándonos a The Minutemen y coincidimos muchas otras veces”.

¿Cómo recuerdas a D. Boon?

“Como un chico humilde y lleno de vida. Como un artista con ganas de aprender y muy interesante. Le gustaba pintar, le interesaban los temas históricos… cuando le mataron en ese accidente de tráfico fue terrible, pero te aseguro que era alguien encantador, tio”.

¿Cómo os conocisteis?

“Siendo pequeños, con doce años o asi. Él estaba jugando con otros niños en un parque por el que yo estaba pasando para volver a mi casa. Estaba subido a un árbol y saltó sobre mi, porque me confundió con uno de sus amigos. Fue una confusión, una coincidencia, y eso cambió mi vida para siempre. Si no llega a tirarse encima mía confundiendome con otro niño, yo no habría sido músico, yo ni siquiera había sentido ningún interés por tocar antes de eso, ni pensaba en formar una banda. Este tipo de giros sorprendentes que te da la vida es un tema que me sigue interesando mucho”.

¿Qué cambió para que te interesases por tocar después de conocerle?

“Me decidí a tocar el bajo gracias a su madre. Él era tan entusiasta que me convenció para que montasemos un grupo, y a su madre le gustaba la música, y me dijo que todas las bandas tenían un bajista. Fijate en lo ingenuo que era que jamás me había dado cuenta de eso, porque en las bandas de arena rock apenas se percibía el sonido del bajo, ¡para mi eran simplemente guitarras con cuatro cuerdas! (Risas)“.

¿Cuáles fueron tus mayores influencias cuando empezabas a tocar?

“Era fan de Cream, y me fijaba mucho en Jack Bruce. También me gustaban Larry Graham y John Entwhistle. Y sin embargo, creía que era un instrumento que muchas veces pasaba desapercibido. Porque escuchaba a Creedence todo el día, pero no era capaz de distinguir lo que estaba tocando Stu Cook, seguía siendo muy misterioso para mí, asi que los que más me influenciaron fueron los más distintivos, porque se hacían notar tocando a un volumen mucho mayor. También citaría a Dave Alexander, al que estoy sustituyendo en The Stooges. Para mi fue un intérprete fundamental”.

¿Si tuvieses que dar un consejo a un joven que empieza a tocar ahora, qué le dirías?

“Que mantenga un equilibrio entre encontrar un estilo personal y centrarse en el ritmo de la canción, porque un bajista debe funcionar como el nexo de unión del grupo. Lo que yo he aprendido después de tantos años es que hay mil formas de hacerlo, pero muy pocas son las adecuadas, y mi solución es convertir tu instrumento en parte de ti mismo, llorar y reír a través de él”.

wa10

Tienes otra banda llamada Dos, y al parecer solo sois dos bajistas en escena

“Ese es mi proyecto más antiguo, llevamos veinte años tocando. Somos solo yo y la chica que estaba en Black Flag (Nota: Kira Roessler, que es además su ex mujer). Teníamos que haber publicado un nuevo disco, pero nunca tenemos tiempo para grabarlo”.

¿Seguís en activo?

“Oh, si. Actuamos la semana pasada, y tenemos otra fecha dentro de dos semanas. Cuando tengamos algo de tiempo grabaremos ese álbum, que será el cuarto. Llevamos tocando veinte años como te decía, y lo realmente difícil es componer nuestras partes e interpretarlas como dos bajistas, sin eclipsarnos el uno al otro”.

No debes tener tiempo para nada, ¿cómo es tu vida cuando no estás tocando?

“Para mi, lo principal es seguir aprendiendo. No tengo demasiada vida aparte de esto. Como te contaba antes, me divierto saliendo a dar una vuelta en bicicleta por las mañanas, de vez en cuando saco mi kayak también, pero no mucho más. No tengo familia tampoco, vivo sólo y me debo totalmente a mi trabajo”.

Si tuvieras que dar una visión global de toda tu carrera hasta ahora, ¿cuál sería?

“La frase que mejor me define es: “the man in the van with the bass”. Amo la música e interpretarla, y ella ha hecho que mi vida se haya extendido más de lo que nunca pude llegar a imaginar. No es un trabajo, es una forma de vida y de relacionarse con la gente, seguir formando parte de esa cadena en la que nos influenciamos unos a otros. Cada viaje es una aventura y me encanta conocer culturas diferentes. Y cada día me levanto pensando que todavía me quedan muchas nuevas ciudades por conocer”.

J.L. Fernandez, 2006. Entrevista completa publicada en el nº389 de la revista Popular 1.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: