J.L. Fernandez's Blog

Interviews, articles, and other synthetic delusions of the Electric Head

Entrevista con… Warren Haynes (Allman Brothers Band, Gov’t Mule)

Posted by jlfercan en agosto 23, 2009

Ahora que James Brown ya no se encuentra entre nosotros, nuestro entrevistado es uno de los candidatos idóneos para el puesto de “the hardest working man in show business”. En el seno de los Allman Brothers, ha tenido que aceptar el reto de cubrir con sus composiciones el espacio dejado por el inigualable Dickey Betts, de idéntica forma a lo que hizo su antecesor tras la dramática muerte de Duane Allman. Por otra parte, Gov’t Mule se ha convertido en una de las formaciones clave del rock de final y principio de siglo, y álbumes como “Dose” o el reciente “High and Mighty” hablan por sí sólos. Este mismo mes, la todopoderosa Mula vuelve para asolar nuestro país en las que será seguro una gira para el recuerdo. Qué mejor excusa para llamar a Warren y hablar sobre música y viejos amigos. Una charla que gravita alrededor del inexorable paso del tiempo, visto por los ojos de alguien que, en el mundo del Rock, lo ha vivido absolutamente todo.

hay5

Gov’t Mule ayudásteis a muchos rockeros a redescubrir la grandeza del Blues clásico. Pienso en piezas de vuestros primeros discos como “Mother Earth”, “John the Revelador”, “Grinnin’ in your face”… material bastante oscuro. ¿Cómo seleccionábais el material?

“En el caso de “John the Revelador” y “Grinnin’ in your face”, fue porque Son House es uno de mis bluesmen favoritos y llevo toda la vida escuchándole. Pero en general, buscamos temas no muy conocidos, con los que queremos hacer justicia y devolver a la actualidad”.

Aprovechando tu posición de poder para que las nuevas audiencias conozcan ese material por primera vez

“Muchas veces se trata de canciones que me gustaría haber escrito a mi”.

¿Te ves como una especie de arqueólogo del Blues?

“Más bien como alguien al que el Blues le ha impactado y cambiado la vida. Me siento en deuda con el Blues. Mira, la primera música que me gustó fue el Soul, cuando era niño. Un poco más tarde descubrí el Rock n’ Roll, y éste me llevó al Blues y al Jazz, y todo esto a una edad muy temprana”.

hay6

¿Gracias a tus padres quizá?

“No, gracias a que tenía dos hermanos mayores, que siempre han sido apasionados de la música. Asi que cuando aprendí a tocar la guitarra, me interesé sobremanera por el Blues, y comencé a estudiarlo. Y créeme, ese aprendizaje no ha finalizado, sigo aprendiendo cosas del Blues, cada día. Y una cosa me lleva atrás, siglos y siglos, porque el Blues viene del Gospel negro, y éste de la música tradicional africana. Cuando toco Blues siento sobre mi el peso de los siglos y de tantas y tantas vidas… Y ya sabes, el Rock viene del Blues, y el Soul del Gospel… está todo relacionado”.

Esa relación y evolución de la música negra se puede ver en soulmen como Sam Cooke

“Extraordinario cantante, y estaba empezando a componer más y más cuando murió, y lo hacía cada vez mejor”.

Hubiese sido muy interesante ver como habría evolucionado de no haber muerto tan joven

“Yo opino que Sam Cooke fue el soulman más importante, porque hay muchos cantantes influenciados por él, que no saben que están influenciados por Sam Cooke. Porque Sam Cooke fue una influencia en la gente que ellos escuchaban. Y me refiero a gran parte de los cantantes de Rock”.

Volviendo a Gov’t Mule, supongo que eres consciente de que cada fan tiene su disco favorito, pero el mío es “Dose”. Es un disco muy especial, oscuro y bello al mismo tiempo

“La oscuridad puede ser bella, ¿por qué no?. Como músico, uno intenta pulsar esas cuerdas que tocan los sentimientos más íntimos, y ahí está la oscuridad, el dolor, la belleza… todo forma parte de nuestras vidas. Y para mi como songwriter, escribir canciones así es una gran ayuda. Algo terapéutico. Supongo que me entiendes”.

Menudas canciones: “Blind man in the dark”, “Towering Fool”, “I shall return”… las versiones de Beatles y Son House

“Grabar “Dose” lo recuerdo como una de las mejores experiencias con la banda. Era otra época, eramos un trío, con Allen Woody todavía entre nosotros, y había una ilusión, algo muy especial en el ambiente, ya que con el primer álbum, Gov’t Mule se veía como un proyecto paralelo, pero con el segundo disco en el mercado, se hacía evidente que lo nuestro iba en serio. Lo grabamos muy rápido, pero dejándonos la piel en cada sesión, recuerdo una noche tras otra, poniendo el alma en aquella grabación”.

HAY7

Me gusta mucho la evolución que ha tenido la banda, pero nunca volvisteis a sonar asi, y supongo que la pérdida de Allen Woody tiene mucho que ver con ello. Su talento como músico está en esos discos, pero, ¿cómo le definirías a él, como persona?

“Era alguien con un gran sentido del humor, y muy inteligente, pese a que nadie tenía una imagen de Allen como de una persona inteligente. Pero lo era, y no de un modo pretencioso. Más bien aparentaba ser menos inteligente de lo que era en realidad, prefería que todos le viesen como un músico salvaje. Y como bajista… bueno, era único, no he vuelto a escuchar jamás a nadie tocar de ese modo. No es la clase de bajista que se adapta a un grupo, en su caso era al contrario: aprovechaba el sonido de la banda en la que entraba para desarrollar su talento, y de este modo brillar con luz propia, en cualquier formación en la que tocase. No le intimidaba nada:  Allman Brothers, Gov’t Mule… para él eran vehículos para desarrollar su creatividad y tocar a su manera”.

¿Te importa si te pregunto acerca de Allman Brothers Band?

“Para nada. ¿Qué quieres saber?”.

El último trabajo que grabásteis, “Hittin’ the note”, me obsesionó durante meses. ¿Has hablado con Greg Allman sobre grabar un nuevo disco?

“¡Quizá! ¡Me encantaría! Pero he hablado con Greg sobre ello, y de momento quiere grabar un disco en solitario, y esa es la prioridad para él ahora. Hasta que no lo haya hecho, lo haya presentado, etc., no quiere saber nada sobre grabar otro disco de Allman Brothers Band, asi que seguramente estemos hablando de varios años. Hay alguna canción grabada, pero no material suficiente para un trabajo completo”.

¿Vas a participar en ese nuevo disco de Greg en solitario?

“La idea de Greg es que yo lo produzca, hemos estado hablando recientemente sobre el tema. Ahora bien, de momento es una idea, no es nada definitivo”.

hay1

Volvamos a “Hittin’ the note”. Primer disco de estudio en diez años, y la mitad del material era tuyo. Dinos la verdad. Greg es un compositor un poco vago, ¿no?

“Bueno, no es uno de esos songwriters que se pasan el día escribiendo. Él me confesó que pasó por una depresión que duró varios años, y eso le afectó en su seguridad a la hora de escribir nuevo material. Pero también me ha dicho que escribir temas conmigo le ayudó a superarlo, asi que espero que se anime a componer más a menudo a partir de ahora. Pero de todos modos, ya sabes, él es consciente de quien es, y de que no tiene que demostrar nada a nadie. Asi que no va a obligarse a sí mismo a componer cada día. Lleva muchísimos años en el negocio, sólo compone cuando le apetece o le divierte experimentar”.

De todos modos, a la hora de grabar “Hittin’ the note”, imagino que habría un nivel extra de presión, por tratarse del primer disco sin Allen Woody y Dickey Betts, dos de los puntales de los Allman en los 90

“Recuerdo que tuvimos una reunión, justo antes de entrar a grabar, y Greg insistía en que iba a ser el primer disco sin Dickey y todos los ojos iban a estar puestos en la banda. Que si no entregábamos un disco lo suficientemente potente, la crítica nos iba a masacrar”.

Hay momentos de auténtica magia en el disco. Es como si suplieras a Dickey Betts haciendo lo que él hizo en “Brothers and sisters” asumiendo el rol de compositor principal, y llevando a la banda a otro estado. Sigue sonando a Allman Brothers, pero todos reconocemos ahí a los Allman Brothers de Warren Haynes, por irónico que parezca

“Te agradezco lo que dices, pero eso sólo es así porque lo quieren Greg y el resto. Yo les estoy muy agradecido por dejarme participar activamente como compositor en una banda con tanta tradición, pero no creo que destaque tanto, de hecho veo al grupo como un gran equipo, una química que ha llevado años perfeccionar, basada en el equilibrio”.

hay10

“Desdemona” es un tema sobrenatural, estremecedor

“Fue la primera canción que Greg y yo escribimos para “Hittin’ the note”, y después de escribirla sabíamos que era una melodía muy bella. Es como si llevásemos durante años intentando grabar una canción de esas características, y que quedase asi de bien”.

Por cierto, mi álbum favorito de Allman Brothers no es “Brothers and Sisters” ni “Idlewild south”. Es uno en el que tú participas: “Where it all begins” (1994)

“¿En serio?”.

No podría argumentar porqué, pero es el primero que escuché, y pasan los años y sigue siendo mi favorito

“Para mi es un disco muy especial también”.

Lo grabásteis con Tom Dowd, uno de los grandes productores del Soul clásico, que ya había trabajado con la banda en multitud de ocasiones

“Más que como productor, nos relacionábamos con el como un maestro, porque todos sentíamos un enorme respeto hacia él como persona, y por todo el trabajo que había hecho. Un hombre muy especial, y un productor sensacional. Tiene una forma muy orgánica de trabajar y ese es el sonido que consigue”.

En “Where it all begins” da la impresión de que Dickey Betts estaba especialmente inspirado: “Change my way of living”, “Back where it all begins”, “Mean woman blues”… son brillantes

“Por supuesto. Sonoramente, adoro ese disco, lo grabamos en una gran nave, tocando a todo volumen, prácticamente en directo. Pero también me siento muy satisfecho de “Seven Turns” y “Shades of two worlds”.

HAY9

Justo antes de tu llegada la banda atravesaba por una etapa muy extraña, con discos como “Brothers of the road”, que pasaron sin pena ni gloria

“La entrada de Allen Woody tuvo también mucho que ver en que el comeback fuese tan exitoso. Bueno, y que Greg es alguien que ha vivido mucho, y tuvo nueve años para decidir qué dirección debía tomar con su banda. Estaba claro que la respuesta era volver a las raíces”.

Me gustaría también hablar acerca de tu gran contribución al repertorio de Allman Brothers. Me refiero a “Soulshine”. Sinceramente, cada vez que la escucho se me ponen los pelos de punta. ¿Qué te inspiró para escribir algo asi?

“Escribí “Soulshine” en 1987, creo. Estaba conduciendo, iba por la autopista, y la melodía vino a mi, asi de simple. De hecho, iba en mi coche, y me sentí muy frustrado al no tener a mano una guitarra, siquiera un bolígrafo para parar y apuntar la melodía del tema. Asi que conduje hasta casa, todo el viaje tarareando aquella canción, temiendo olvidarla. Vino a mí de forma misteriosa, con la caída de la tarde, y tiene una influencia Gospel muy poderosa. Es curioso, porque es una de las grandes favoritas, y cuando la compuse, jamás pensé en ella como un tema para Allman Brothers. Voy a contarte como sucedió: originalmente “Where it all begins” iba a constar de sólo nueve temas. Habíamos terminado de grabar cada una de las canciones que iban en el disco, mucho antes de lo que teníamos pensado, asi que el disco estaba listo, pero aun nos quedaba tiempo de estudio que habíamos contratados. Recuerdo que estábamos sentados los unos frente a los otros, mirándonos y pensando ¿y ahora qué hacemos?. Y Greg me dice: “Hey Warren, ¿por qué no les enseñas a los demás ese tema, “Soulshine”? Porque Greg la había escuchado una vez, que se la toqué en el bus con la acústica, y tuvo esa intuición en aquel momento. ¡Porque no habíamos vuelto a hablar del tema! Asi que aprendieron la canción sobre la marcha, tal y como la escuchas en el disco, sin demasiados ensayos propios. Se la enseñé, la aprendieron y la grabamos en el momento”.

Cuando estás de gira, tras largas noches en la carretera, ¿cuál sería tu “soulshine” particular? Eso que te da fuerza para seguir adelante

“Ooooh, hay tantas cosas. Ya sabes, pequeñas cosas, que te hacen olvidarte de que eres un músico y te vuelven a poner los pies en el suelo: la familia, mis amigos…”.

¿Cómo te sientes ocupando el lugar de Duane Allman? Como guitarrista, ¿Qué significa para ti?

“Para mi Duane lo es todo, de hecho fue una de mis primeras influencias. Yo nací en North Carolina, es decir, que soy sureño, y en el sur descubrimos la música de los Allman Brothers antes que el resto del país, como es natural”.

hay3

¿Cómo entraste en contacto con los discos clásicos de los Allman?

“Pues desde que era un niño, gracias a mis hermanos, que eran grandes fans de la banda, me convertí en un admirador de la técnica de Duane a la guitarra. Además, es increíble ver lo que mejoró en tan pocos años, porque era realmente bueno en el 69, pero absolutamente asombroso en el 70 o 71. Y hay que recordar que aún no había cumplido los 25 cuando murió. Asi que sacad vuestras propias conclusiones sobre la figura de Duane”.

Como músico, has visto como a lo largo de los años, como tantos amigos y compañeros se hundían en el consumo de alcohol, drogas… ¿Está la vida del músico abocada a la autodestrucción?

“Me gustaría pensar que no. Y creo que ahora todos podemos aprender de la historia, no cometer los mismos errores que otros. En cierto modo, hay una clase de personas que tienden a sufrir toda clase de adicciones, y la vida de un músico es dura, inestable… supongo que intentan paliar esa falta de una vida estable con la sensación de placer artificial que dan las drogas pero no sabría decir porqué sucede tanto con los músicos, quizá la tendencia hacia la adicción esté unida a la creatividad, o ésta esté relacionada con la autodestrucción. No lo se. Las mentes creativas son complicadas, oscuras en cierta manera… Y se qué no hay solución posible a este problema, pero sigo insistiendo en que los músicos de cada generación deben aprender a no cometer los mismos errores que la anterior. He visto caer a tanta gente… ni te lo imaginas (silencio incómodo)… y lo que puedo decir es que… me siento feliz de haber aprendido, ahora veo las drogas de otra manera, y también he de decir que me alegro de no pertenecer a la misma generación de Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison en la que cayeron los mejores. Nosotros somos de la inmediatamente posterior, y vimos con claridad el daño que hacen el alcohol y las drogas duras”.

Tocaste con Bob Dylan alguna que otra vez

“Fue un gran honor, porque yo sitúo a Dylan en lo más alto, como músico. Tocar con él fue una experiencia muy intimidante, porque había escuchado todo tipo de historias sobre él. Que si era altivo, que si odiaba relacionarse con los músicos… pero no, tocamos, y ese día charlamos un buen rato y fue de lo más amable. Todo un honor tocar con Dylan, nunca olvidaré esa experiencia, fue en un tour de Phil Lesh & Friends. Toqué con él una vez, pero después hicimos un tour entero y le pude ver salir al escenario cada noche. Fue como un bello sueño”.

¿Hay alguien con el que todavía no hayas tocado o colaborado y que te interese especialmente?

“Claro. Está Eric Clapton, Jeff Beck, Jimmy Page… He coincidido con los tres, pero nunca se dio la oportunidad de tocar juntos. Oh, espera, ya se, voy a nombrarte a uno con el que tuve la oportunidad, pero nunca toqué con él: B.B. King. Si, aunque te parezca extraño, no me atreví, porque estaba muy cortado y B.B. King me imponía mucho respeto. Fue nada más entrar en los Allman Brothers, en 1989 o por ahí. Los Allman Brothers hicimos un show en un festival donde también participaba él, y antes del concierto vino a saludarnos, y nos dijo que sería un gran honor tenernos a todos con él en escena para hacer una gran jam, pero me intimidó tanto que le dije que no. Y ahora me arrepiento mucho, tio, porque es probable que ya no tenga otra oportunidad de hacerlo. También está Carlos Santana, que es amigo mio. Hemos hablado muchas veces sobre tocar juntos, pero tampoco lo hemos hecho aún. Pero en general, he cumplido todos mis sueños en ese sentido, he tocado con casi todo aquel a quien admiraba o deseaba tocar con él”.

Me gustaría preguntarte brevemente acerca de algunas de esos artistas

“Vamos allá”.

El primero sería Marc Ford (Black Crowes)

“Creo que es un guitarrista muy infravalorado. Me gustan mucho sus dos álbumes, especialmente “It’s about time”. Marc es un músico muy natural, no vive para el espectáculo, sino para dejar que la música fluya de forma natural. En el caso de Marc, no busca impresionar a nadie con su habilidad técnica, sino que busca impresionar en base al sentimiento que transmite con su forma de tocar”.

John Entwhistle (The Who)

“Fue un gran honor tocar con él. Además, creo que la sesión que hizo con Gov’t Mule fue probablemente lo último que grabó antes de morir. No lo conocíamos, pero nos animamos a ponernos en contacto con él para el álbum “The Deep End”, el homenaje a Allen Woody, y todo porque John Entwhistle era uno de los bajistas favoritos de Allen, y pensamos que se iba a negar, pero a John le pareció algo conmovedor. El suyo fue un caso raro, el resto de bajistas que tocaron en los dos “Deep End” solían ser amigos, conocidos o músicos que se ofrecieron voluntariamente. El de John Entwhistle fue un caso extraordinario, precisamente porque Allen era un gran fan suyo, y estoy seguro de que allá donde estuviese se sintió feliz ese día”.

HAY8

El siguiente es el gran Kevn Kinney (Drivin’ N’ Cryin’)

“Conozco a Kevn desde hace mucho mucho tiempo y es un amigo muy querido para mi. ¿Qué puedo decir? Es un gran tipo, y escribe canciones muy bellas. Hicimos un disco juntos, “The Flower and the knife”, y fue una experiencia muy entrañable para mi, porque se hizo con muy poco dinero, y todo el mundo que tocaba en el disco lo hizo gratis. Uno de esos momentos que recuerdas con una sonrisa. Kevn sabe que me tiene ahí a su disposición”.

Es un songwriter muy infravalorado. Conozco su música desde hace muy poco tiempo, pero cada vez que escucho a Drivin’ N’ Cryin’ pienso que deberían estar sonando en la radio a todas horas

“Yo opino lo mismo, y no porque Kevn sea amigo mío. Sus canciones son brillantes”.

Hablemos ahora sobre Jerry Cantrell, de Alice In Chains

“A Jerry le conocíamos desde hacía tiempo. Había tocado con Gov’t Mule y habíamos girado juntos cuando él presentaba sus discos en solitario, pero llevábamos algún tiempo sin vernos. Siempre he amado la música de Alice In Chains, me parece absolutamente única, llena de dolor y sentimiento. Y lo que más me gusta de Alice In Chains es la manera en la que se conjuntaban las voces de Jerry y de Layne Staley, esas armonías vocales son asombrosas”.

Otra leyenda presente en “The Deep End” era Jack Bruce (Cream)

“Jack Bruce era el favorito de Woody, y fue una de las primeras cosas de las que hablamos al formar Gov’t Mule. Queríamos recuperar el espíritu de los power trios de los 70, y todos coincidimos en que Cream fueron la quintaesencia de ese sonido. Además le pedí que cantara y es fantástico tener su voz en un tema de Gov’t Mule, porque siempre me ha encantado la voz de Jack. Su voz sonaba tan bien como siempre, es increíble como se conserva”.

¿Qué me dices de George Clinton? Participaba en el directo “Live with a little help from our friends”, y está claro que se trata de uno de los grandes de la música negra

“George Clinton es una de esas personas que con su imaginación son capaces de crear un estilo musical por sí mismas,por increíble que parezca. Y lo consiguen simplemente siendo ellos mismos. He tenido la suerte de poder compartir escenario con él unas cuantas veces, y he llegado a la conclusión de que George Clinton es algo asi como el Frank Zappa negro (Risas), él hace algo que nadie más hace. No queda otra opción con George, ahí está él, con una asombrosa seguridad en sí mismo, diciéndote “Bueno, aquí estoy, y esto es lo que hago. ¿Qué te gusta? Perfecto. ¿Qué no? Nos vemos” (Risas). Es una música menos compleja de lo que parece, pero muy personal”.

¿Sería Eddie Hazel una influencia para ti como guitarrista?

“Mmmm, me fascina su forma de tocar, creo que era un guitarrista muy bello e imaginativo. El problema es que tardé años en conectar con su estilo, asi que nunca lo cito como una de mis primeras influencias. Pero cuando por fin lo hice, me di cuenta de que me estaba perdiendo a un intérprete enorme, y cuando le escucho en la actualidad no puedo dejar de pensar que fue un guitarrista adelantado a su época”.

El último por el que me gustaría preguntarte es Brian Henneman, de The Bottle Rockets. Produjiste su álbum “Blue sky” hace algunos años

“Brian es un gran cantante, y ahora se ha convertido en un gran guitarrista también. Me divertí mucho grabando “Blue sky”, y la verdad es que me convertí en fan de The Bottle Rockets en el momento en que escuché su canción “Thousand dollar car”, que estaba en “The Brooklyn side”, un disco suyo que ya tiene bastantes años. Me acuerdo que mi hermano, Brian, llegó y me dijo “Voy a pincharte una canción que creo que te podría gustar”, porque él acababa de comprarse el disco “The Brooklyn side”, y estaba fascinado con esa canción. Y qué quieres que te diga, fue escucharles y pensar, qué banda tan cool… porque hay quien se refiere a ellos como una banda de bar, pero no, no, no… en cuanto a sus letras, son muy originales, no se basan en lugares comunes”.

El disco que les produjiste, “Blue sky”, es lo más suave que han grabado. Por momentos recuerda a Steve Earle

“Brian quería hacer un disco más suave, porque justo en esa época de su vida estaba muy afectado, ya que en un espacio muy breve de tiempo perdió a sus padres”.

hay2

Precisamente esa canción, “Mom & Dad”, era lo mejor del disco

“Esa canción te parte en dos”.

Desde luego

“Pues por esos motivos, esas eran las canciones que estaba escribiendo Brian, y yo tuve que adaptarme a ello. Pero soy consciente de que no tienen esa rabia de los primeros discos del grupo”.

Cambiando de tema. Me he fijado en que a lo largo de nuestra conversación has citado varias veces a tus hermanos, como los auténticos protagonistas de tu educación musical

“Desde luego. Mis dos hermanos, ambos, fueron coleccionistas de discos. Tenían miles de vinilos, de toda clase de estilos: Jazz, Blues, Soul, Folk, Country… y por supuesto muchísimo Rock n’ Roll. Entre los dos tenían toda la música que he amado en mi vida”.

El placer es mío. Pues para terminar, me gustaría que eligieras el mejor y el peor momento de toda tu carrera

“Eso es tan difícil… mmmm, el mejor… quizá tocar en Woodstock 94 con los Allman Brothers, o en Boonaroo con Gov’t Mule. Pero hay muchísimos grandes momentos, afortunadamente. El peor, definitivamente, fue levantarme de la cama y enterarme de que habían encontrado muerto a Allen Woody. Ese fue el peor día de mi vida”.

J.L. Fernandez, 2007. Entrevista completa publicada en el nº406 de la revista Popular 1.

Una respuesta to “Entrevista con… Warren Haynes (Allman Brothers Band, Gov’t Mule)”

  1. JOSE DIAZ said

    Espectacular entrevista JL Fernandez. Aunque recién la veo….permiteme felicitarte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: