J.L. Fernandez's Blog

Interviews, articles, and other synthetic delusions of the Electric Head

Entrevista con… Steve Earle (2007)

Posted by jlfercan en octubre 21, 2009

Cuando la música refleja emociones y vivencias, algunos discos funcionan como un espejo emocional de sus creadores. “Washington Square Serenade” cumple a la perfección esa vieja premisa. Alumbrado al calor de la felicidad hogareña y la serenidad que da la madurez, el nuevo álbum de Steve Earle despide al rockero indomable y a los demonios del pasado, para anunciar una nueva etapa en su trayectoria. Un disco que se constituye en apasionado homenaje al palpitante New York de los 60, la capital del Folk contestatario y la bohemia donde un joven Dylan daba sus primeros pasos. La misma ciudad, herida por el 11-S y la especulación inmobiliaria, en la que Earle reside actualmente.

stev13 La vida de Steve en los últimos años no ha sido precisamente un camino de rosas. Cuando todo parecía ir sobre ruedas, y publicaba sus mejores trabajos a finales de los 90, su carrera estuvo a punto de irse al garete por culpa de su cruzada anti-Bush. De acuerdo, actualmente miles de artistas atacan al presidente americano en sus canciones, y no pasa absolutamente nada. Pero hacerlo en plena psicosis post 11-S, antes del primer aniversario de los atentados, no era ninguna broma. Vetado en la mayoría de medios de su país (en la CNN llegaron a acusarle de hacer apología de Al Qaeda), su álbum “Jerusalem” (2002) se llevó palos por todos lados, tanto de los escandalizados por su beligerancia, como de aquellos que opinaban que todavía no era el momento de sacar la basura nacional de debajo de la alfombra. Con toda seguridad, de haber sido editado ahora mismo, hubiese tenido mejor aceptación, pero Earle quiso ser el primero, y aceptó con resignación su suerte.

Durante estos años, y condenado prácticamente al ostracismo mediático, Earle se ha casado (¡por séptima vez!) con la cantante Allison Moorer, con la que se ha trasladado a la ciudad de New York, un lugar ideológicamente más cercano a él que la conservadora Nashville. Y la popularidad ha vuelto a llamar a su puerta gracias a su papel en la serie “The wire”. Un ciclo de cambios que desembocan en este nuevo trabajo, que sin tratarse de ninguna reinvención estilística, rompe totalmente con el pasado, y de distancia de cualquier cosa que Earle haya grabado en los últimos años.

Earle vive actualmente en el Greenwich Village, rodeado de artistas y músicos, en la misma calle por donde Bob Dylan y Suzie Rotolo paseaban bajo el frío invernal en la portada de “The Freewheelin’”, y dedica el título de su nuevo trabajo a la plaza Washington, a unas pocas calles de alli, y escenario de multitudinarias manifestaciones durante los años 60, y eterno símbolo de la lucha por los derechos civiles. Pero no todo se queda en nostalgia de tiempo pasados: el lenguaje musical del álbum intenta plasmar la influencia del New York actual, donde el rap y el mestizaje recogen la herencia contestataria del antiguo Folk, en detrimento del conservadurismo inherente a la música tradicional. El hombre que coge el teléfono desde su apartamento neoyorkino no parece la misma persona con la que hablé tras la edición de “The revolution starts…now!”, cuya transcripción pudisteis leer entonces en estas páginas. En dicha ocasión, me encontré con un artista a la defensiva, midiendo cada palabra para no salirse del guión político-reivindicativo en el que se estaba convirtiendo su carrera. Un hombre, en definitiva, cabreado con el rumbo que estaba tomando el mundo y quizá con su propio status dentro del negocio. Nada que ver con el tipo hablador y  sereno, que incluso bromea acerca de ciertos temas escabrosos de los que pensaba que Steve no querría decir ni una palabra. Pero ante todo, tengo la sensación de estar ante un hombre con una misión. La de erigirse en representante de aquella América mítica y revolucionaria, en unos tiempos en los todos parecen odiar ese país. La América de Jack Kerouac, Woody Guthrie o Bob Dylan, con la que muchos nos sentimos tan identificados.

stev12

Estoy seguro de que “Washington Square Serenade” va a sorprender mucho a tus seguidores. En primer lugar, el álbum tiene un tono muy cálido, hogareño. Podríamos decir que trata sobre los pequeños placeres del día a día

“Eso es. Mi vida ha cambiado, y después de dos discos muy politizado, vuelvo a hacer canciones sobre chicas. Solo que en esta ocasión la chica es mi mujer, claro (Risas)”.

Asi que el hardcore troubadour, se ha convertido en un hombre de familia…

“Asi es. Eso no significa que no vaya a escribir canciones políticas nunca más, pero sí, me siento bien, soy feliz y así es como me veo a mi mismo. Ahora mismo conozco a más de treinta personas en mi bloque de edificios, y me relaciono con ellos, y eso es impensable en América. Ok, ya se que para ti será lo habitual en Europa, que sales a hacer la compra dando un paseo, charlas con alguien, etc., pero en América, eso es impensable, porque nos pasamos el día conduciendo y yendo en coche a todas partes”.

Una de las primeras frases del disco, en “Tennessee Waltz”, es “no volveré a Guitar Town”. ¿Qué quiere decir eso exactamente? ¿Estas anunciando un cambio definitivo en tu orientación musical?

“No es nada tan drástico. Verás, el disco me presenta a mí yendo a vivir a New York, y eso es tan sólo una forma épica de presentar al personaje, es decir, a mí, despidiéndose de su antiguo hogar. Pero si lo trasladamos a la vida real, por supuesto que volveré, porque tengo mi vieja casa alli, mis padres viven alli, mi hijo… voy a volver, muchas veces, pero ahora siento que mi hogar está aquí”.

Hasta ahora, siempre has trabajado con productores que cuidaban mucho el sonido de las guitarras. Joe Hardy, últimamente Ray Kennedy… y me gustaría saber porqué has decidido contar con John King (Dust Brothers). ¿Buscabas un enfoque más moderno quizá?

“Sí, quería trabajar con alguien que supiera utilizar las nuevas tecnologías, pero que supiera grabar como es debido una guitarra acústica. Y John grabó los mejores discos que hizo Beck. Si te fijas, no hay color entre esos y el resto de trabajos de Beck, y en gran parte fue gracias a él. Nuestra primera colaboración fue para grabar la versión de Tom Waits que he incluido en el disco, “Way Down in the hole”. Esa canción es para la serie de tv en la que participo, “The Wire”, es la cabecera, y la grabé con él, y nos sentimos tan cómodos grabando juntos que terminamos hablando de grabar mi siguiente disco”.

stev1

Precisamente iba a preguntarte acerca de esa serie, “The Wire”, en la que interpretas a un ex toxicómano

“Si, así es. Fue cosa de uno de los guionistas principales, David Simon. A David le encanta la música y se puso en contacto conmigo. Me comentó que estaba escribiendo la parte de mi personaje, y que si me animaba a intentarlo. Y bien, se trataba de hacer de un redneck ex drogadicto en rehabilitacion, no necesitaba ni actuar, ¿eh? (risas). El primer día me decían “sólo se tú mismo” y yo decía “ya” (risas)”.

¿Y no fue duro a nivel emocional interpretar un papel así?

“No, uno ha de aceptarse como es, y está bien asi. Me asusté, porque no sabía nada sobre rodajes y esas cosas, ni sobre actuar ante una cámara, pero después me fui dando cuenta de que gracias a mi pasado, ni siquiera tenía que prestar mucha atención en las reuniones que hacíamos con los guionistas, porque interpretando a un tipo que se mueve en ese tipo de ambientes… en fin, yo ya los conozco lo suficiente, y terminé sintiendome muy cómodo. Además, me parece que es una buena serie”.

Volviendo al disco. “Steve’s Hammer” está dedicada a Pete Seeger, quien es sin duda una auténtica leyenda viviente

“Pete Seeger me parece uno de los artistas más infravalorados de la historia, y es especialmente triste el hecho de que siga ahí y no se le preste atención. Pero él sobrevive, y sigue teniendo una mente tan clara como de costumbre. Ya sabes, estuvo en la lista negra muchísimos años, y me identifico con él. Además, “Steve’s Hammer” es la canción política de este disco. Ya sabes, los dos anteriores, “Jerusalem” y “The revolution starts… now!” fueron álbumes con mucha carga política, y no quería que nadie pensase que me he asustado, que tengo miedo de volver a tocar este tipo de temas, y de paso reivindicar un poco a Pete desde mi posición”.

¿Cómo os conocisteis?

“Colaboré en un disco de homenaje a Pete titulado “Where have all the flowers gone”, donde también aparecían Bruce Springsteen, Jackson Browne y muchos otros. Yo aparezco en el segundo volumen, y tras ese disco Pete quiso conocerme y colaborar conmigo, y llegué a tocar con él y con Billy Bragg. Y años más tarde, justo cuando empezó lo de Irak, volví a rescatar en el escenario una vieja canción suya titulada “Bring ‘em home”, que dice precisamente eso: “Traed las tropas de vuelta a casa”.

Hablemos un poco del pasado. He escuchado una historia muy curiosa que te relaciona con Elvis. Parece ser que, muchos años antes de tu debut como solista, Elvis estuvo a punto de grabar una de tus canciones, “Mustang Wine”

“Es cierto, sí”.

stev7

¿Cómo ocurrió todo?

“Me vine a Nashville siendo muy joven, y mientras intentaba que alguna discográfica se interesase por mí, empecé a componer temas para otros y a enviar demos. Eso fue a mediados de los 70, y la compañía de Elvis estaba buscando algun tema rockabilly, para dar la impresión de que volvía un poco a sus orígenes, y se interesaron mucho por mi canción. Me hicieron acudir a un estudio en dos ocasiones diferentes, y se suponía que el propio Elvis iba a estar alli para escuchar la canción, pero nunca sucedió, y no se qué fue lo que salió mal. Me dijeron que acabaría escuchándola de un momento a otro, pero ya no volvió a grabar ningún disco, y en fin, estuve muchos años enfadado con él, incluso después de que hubiera muerto (Risas)”.

He escuchado esa canción en un bootleg y es muy curioso oirte en un registro tan rockabilly. ¿Cuántos años tenías cuando la grabaste?

“Oh, vaya… probablemente tendría dieciocho o diecinueve años…”.

¡Eso es asombroso! ¿Escribías más temas en esa onda por aquella época?

“Si, tenía unos cuantos, porque me encantaba el Country, pero también el rock n’ roll de los cincuenta. Incluso una de mis primeras bandas, fue un trio rockabilly, y actuabamos en ese formato. Eso fue en los primeros 80, poco antes de firmar el que fue mi primer contrato discográfico, y puedes escuchar alguna que otra influencia en mi primer disco”.

¿Por qué nunca editaste material como “Mustang Wine” de forma oficial?

“Porque como compositor, hay que mirar hacia adelante, y hay que ser selectivo con tu propio material, y por aquel entonces ya no me sentía demasiado satisfecho con esa clase de canciones. Esa versión de “Mustang Wine” que has oído en un bootleg no es más que una demo, que grabamos de forma rudimentaria para enviar a las discográficas, y en fin, es una grabación bastante precaria, la verdad es que no creo que la vaya a recuperar jamás. Si la oigo ahora, me sonrojo un poco al ver las influencias tan claras que tenía. Como si intentase ser Carl Perkins o algo asi (Risas)”.

Ya que hablamos de esa primera época como compositor en Nashville, te he visto en un documental muy curioso, titulado “Heartworn Highways”

“Es un buen documental”.

stev3

Es excelente, apenas existe material filmado de muchos de los artistas que salen ahi. Tú apareces siendo prácticamente un adolescente, y relacionandote con gente como Guy Clark o Townes Van Zandt

“Era la época en la que me había ido de casa e intentaba buscar un sitio en la industria de Nashville”.

Lo que más me llama la atención durante las partes en las que apareceis actuando juntos, o cenando, es que parecían relacionarse contigo como un igual, cuando ellos eran mucho mayores

“Para mi lo increíble fue que me aceptasen en su comunidad, cuando yo aún era un principiante. Y tienes razón, Guy tenía como quince años más que yo, y Townes era algo más joven, pero ambos me acogieron como uno más, y no sabes lo agradecido que les estoy. Fue una de las mejores épocas de mi vida, y fui muy afortunado de poder haber sido amigo suyo. Fue una amistad real, y además fueron los mejores maestros del mundo. Townes fue como un segundo padre para mi. Yo acababa de irme de casa y de llegar a Nashville, no tenía dinero, y ellos me abrieron las puertas de sus casas, fue increíble”.

¿Por qué crees que lo hicieron?

“Pues no lo se, porque yo estaba empezando, intentaba ser un cantante Country, y ya sabes, intentaba cantar con voz grave y grabar canciones muy Standard, sin demasiado éxito. Pero por alguna razón, ellos vieron algo en mi, y me apoyaron en todo, de no haber sido por ellos quizá hubiese vuelto a casa. Y en lo que respecta a Townes Van Zandt, para mí lo fue todo, de hecho le puse Townes de segundo nombre a mi hijo Justin, como un homenaje a él”.

¿Cómo le conociste?

“Pues fue durante una de mis primeras actuaciones. Estaba tocando en un club, en Houston, seguramente era en 1972 o 73. Pues bien, Townes estaba entre el público, y no dejaba de gritar e incordiar entre tema y tema. Estaba muy, muy borracho (se ríe tanto que le cuesta hablar) y no me interrumpía mientras yo cantaba, curiosamente parecía prestar atención, pero era parar, y empezaba a llamarme de todo. Porque él quería que yo tocase “Wabash Cannonball”, un tema Folk tradicional que no había interpretado jamás. Me gritaba: “¿dices que eres un folk singer y ni siquiera te sabes “Wabash Cannonball?” ¡tú eres un fraude!” (Risas) Pero yo tocaba un tema, y después otro, sin saber quien era aquel borracho que no se callaba, la situación era desesperante, y finalmente dije “Ok, vamos a tocar la maldita “Wabash Cannonball”. ¡Y cerró la boca! Después de la actuación insistió en invitarme a una cerveza, empezamos a hablar, y fuimos amigos hasta que murió”.

stev15

Hoy en día es una leyenda de la música americana, pero supongo que en aquellos días era un artista muy infravalorado

“Si, eso era muy frustrante para él, y condicionó su carácter. Era muy famoso en Texas, y nunca le faltaban sitios para tocar, pero ya sabes, eso era entre los círculos de Folk. Era una época diferente, a ningún seguidor de la música Pop se le ocurría escuchar Country o Folk, era un terreno vedado, para un público muy concreto. Pero de todos modos, era evidente que había algo muy especial en su voz y en sus composiciones, y durante el tiempo que pasamos juntos, procuré fijarme mucho en él, observandole e intentando desarrollar un talento como el que él tenía. Fue uno de mis mejores amigos”.

Pasaron muchos años hasta que pudiste debutar con “Guitar Town”, pero ese disco fue una bomba, derrumbó los prejuicios de mucha gente. ¿Eras consciente de lo que te traías entre manos mientras lo grababas?

“A nivel inconsciente, creo que si. Es decir, no sabíamos que iba a resultar tan sorprendente, porque para nosotros era una mezcla natural de los estilos que nos gustaban, asi que tampoco teníamos planeado que fuese revolucionario ni nada por el estilo. Pero yo sentía una gran emoción con respecto a esas canciones, sabia que tenia talento, y que tenia entre manos una colección de buenas canciones asi que, de algún modo, estaba convencido de que era un disco muy especial. Cuando vendió tantísimo, fue como una recompensa al esfuerzo de todos los que habíamos participado, lo asumí como algo justo. Y veinte años más tarde, la gente lo sigue comprando y se sigue viendo en las tiendas, eso es lo más gratificante de todo”.

Y además sigue sonando muy bien. Tiene un punto de frescura y de inocencia que lo hacen sonar distinto a tus otros trabajos

“Sí, a mi me enorgullece ver que todos mis discos se siguen reeditando, la verdad es que no hay ninguno del que me avergüence, y la verdad es que es algo muy satisfactorio teniendo en cuenta que he grabado muchos. Y desde “Guitar Town” hasta “Washington Square Serenade” veo una línea, una evolución, que me muestra a mi mismo intentando siempre probar cosas nuevas. Puede no gustarte uno, u otro, pero no creo que puedas decir que he grabado siempre el mismo disco”.

stev11

Para muchos fans de la música, coleccionar discos piratas es la forma ideal de conocer mejor a los artistas a quienes siguen. En tu caso hay varios muy interesantes. Me gustaría preguntarte por el que es el bootleg más buscado por tus seguidores. Me refiero a las conocidas como “mexican demos”

“Oh, si”.

Ahí están todas tus primeras composiciones que nunca se publicaron oficialmente, años antes de tu debut. ¿Por qué se titulan “Mexican Demos”? ¿Se grabaron realmente alli?

“Es divertido, porque nunca he entendido porque las titularon así. No, las canciones que hay en esos bootlegs se grabaron en Nashville, y son de la época de la que hablábamos antes. Son versiones primerizas de estudio, para enviar a las discográficas cuando buscaba mi primer contrato discográfico”.

¿De qué años estamos hablando?

“Del 74 o 75”.

Hay material interesante ahí: “Mercenary song”, “Mustang Wine”, de la que hablábamos antes, “Angel is the devil”

“Creo que todavía no había encontrado mi estilo. Si te fijas, “Guitar Town” salió casi diez años después. Tengo cariño a ese material, pero nada más. Prefiero que se quede como está, como una rareza para los fans”.

Hay otro bootleg, esta vez en video, llamado “To hell and back”, que creo que es simplemente imprescindible. Si no he entendido mal, es un concierto en la cárcel en la que cumplías condena

“Eso fue fantástico. Yo ya había salido, estaba con la condicional, y el concierto fue un acuerdo al que llegué para que me la concedieran. No se llegó a editar de forma oficial porque se emitió en la MTV, y ellos tienen los derechos del show”.

En ese show parecéis una banda de Hard Rock. Se ve que habíais salido a matar  aquella noche

“Claro, porque una audiencia de presos es genial, están hambrientos de música, tienen ese breve momento de distracción y uno ha de darlo todo. Para mi fue un poco extraño, porque ya llevaba bastante tiempo fuera de la cárcel, después de unos años muy malos, y cuando volví a traspasar la puerta sentí un escalofrío. En fin, no sabes lo reconfortante que fue terminar de tocar y poder irme a casa (Risas). En cuanto al show en sí, fue uno de los públicos más excitantes que he tenido nunca. Y como te decía, fue un show por obligación. Primero cumplí parte de la condena y tuve que demostrar que estaba dejando las drogas en serio, y entonces mi abogado llegó a ese acuerdo el estado: me daban la condicional a cambio de que demostrase que estaba limpio, a que hablase en público en un programa de sensibilización sobre los efectos de las drogas, y el último trato fue que tendría que ofrecer un concierto gratuíto para los reclusos”.

stev16

Como Johnny Cash por un día

“Bueno, creo que fue peor, porque pasar por la carcel es algo muy difícil de olvidar. Y bueno, yo estuve preso bastante más tiempo del que lo estuvo Johnny Cash (carcajadas), y mientras que él lo hacía como algo benéfico, para mi fue una experiencia mucho más dura, porque conozco la vida carcelaria de primera mano”.

Hablemos ahora brevemente de alguna gente con la que has tocado a lo largo de tu carrera. El primero sería Guy Clark, con quien grabaste el clásico “Desperados waiting for a train”

“Un songwriter brillante, no se como lo hacía, pero si te fijas en sus canciones, son increíblemente narrativas, hay vida en cada estrofa. Guy y Townes eran mis mejores amigos, pero de formas diferentes, porque Guy me influenció más en lo musical. Es decir, que tras una juerga, Townes era el que venía y me ayudaba a curarme mi rodilla herida, pero Guy se sentaba junto a mi para componer, y me explicaba todos sus pequeños trucos. Guy me enseñaba como cohesionar las estrofas y el estribillo, y como empezar una nueva estrofa de forma que quedase natural, todas sus enseñanzas siguen siendo muy útiles para mi, y de hecho sigo componiendo en base a eso”.

La siguiente es Lucinda Williams. En un principio, ibas a ser el productor de “Car wheels on a gravel road”, aunque el disco lo terminó produciendo Ray Kennedy

“Ray y yo fuimos los productores, lo hicimos conjuntamente, pero figuramos en los créditos con pseudónimo. Si te fijas en la contraportada, pone “produced by the twang trust”, y esos éramos Ray y yo. No solo eso, sino que podrás ver en los créditos que yo toqué la guitarra en muchos de esos temas, y además ayudé a Lucinda a terminarlos en el estudio”.

Dicen que es una persona bastante difícil. ¿Cómo es tu relación con ella a día de hoy?

“¡Toqué con Lucinda ayer por la noche! Verás, actuaba aquí, en New York, y precisamente era un concierto especial en el que interpetó íntegro “Car wheels in a gravel road”, asi que formé parte de su banda en los temas que toqué en el disco”.

stev2

Los siguientes son The Pogues. Intervienen en “Copperhead Road”, en el tema “Johnny come lately”. En Europa es una banda con muchísimos seguidores, y a mi siempre me ha gustado su música

“Oh, me encantan. Les presenté hace un par de años en unos premios de la música en Inglaterra, algo asi como los Grammy ingleses, era un premio a toda su carrera. Intento verles siempre que estoy por las islas. Y aún soy amigo de Spider Stacey, es el único de la formación que se mantiene sobrio (Risas)”.

¿Qué me dices de los Supersuckers? Colaboraban en el tema “New York City” de “El corazon”, y rula por Internet un EP que grabasteis juntos

“Oh, ellos son muy importantes para mi, porque fueron los primeros amigos que tuve al desintoxicarme y salir de la cárcel. Es decir, que tuve que cortar muchas de mis relaciones anteriores, para no recaer, y ellos fueron los primeros amigos que tuve entonces. No se, fue una sorpresa, porque se les consideraba una banda de punk rock acelerado, aún no habían mostrado esa vena Country, pero obviamente estaban muy interesados en todo ello. ¡Y les encanta España!”.

Si, giran por aquí casi cada año

“Es muy curioso, porque conozco a muchos músicos que estan obsesionados con las giras por tu país: los Supersuckers, los Dictators también. Ahora que vivo en New York, veo a Dick Manitoba habitualmente, y él siempre está haciendo planes para volver a España de gira”.

También me gustaría preguntarte acerca de una de las bandas más queridas por nuestra revista ahora mismo: Marah. Tú les descubriste, y les ofreciste su primer contrato discográfico serio

“Oh, si, ellos también tocan mucho ahí, ¿verdad?. Pues aunque son de Philadelphia, Dave vive en Brooklyn, me dejó un mensaje en un contestador la semana pasada diciéndome que iba a estar por el Village, pero desgraciadamente, me cogió en Tennessee, de visita”.

Ese disco que les produjiste, “Kids in Philly”, es un gran trabajo

“Lo es. Vi algo especial en esos chicos desde el primer momento”.

¿Qué me dices de Eric “Roscoe” Ambel? Últimamente le hemos visto girando con los Yayhoos junto a Dan Baird, pero, ¿sigue siendo un miembro de tus Dukes?

“En este momento no, porque estoy girando en solitario, con Allison, este año, y no sé que va a pasar después. De momento no hay planes de hacer otra gira con los Dukes”.

stev6

¿Pero tu relación con Eric sigue siendo buena?

“Sí (no muy convencido), sí”.

¿Escuchas a artistas actuales? ¿qué suena en tu equipo?

“Me gusta mucho Willy Mason, que es un songrwriter de unos 20 años, americano, pero que se está haciendo muy conocido en Inglaterra. Vive aquí en el Village, y le he visto muchas veces en directo. Su último disco es lo mejor que ha grabado”.

¿Has escuchado a Shooter Jennings, el hijo de Waylon?

“¡Claro!, le conozco desde que era un bebé”.

Me recuerda bastante a ti en algunas de sus canciones

“Bueno, yo creo que tiene su propio estilo, pero sí, sus dos discos son muy buenos. Yo tengo un programa de radio en Satellite Radio, que se llama Hardcore Troubadour Radio, y él tiene otro en la misma emisora, llamado Electric Rodeo”.

Ya para terminar, me gustaría señalar que se te ve realmente feliz con tu nueva vida, pero, ¿no echas de menos a veces el lado salvaje?

“Creo que no. Quiero decir, que yo ya lo probé, viví muchas cosas, y mi curiosidad se acabó ahi. No cambiaría mi vida actual por nada del mundo”.

J.L. Fernandez, 2007. Entrevista completa publicada en el nº409 de la revista Popular 1.

3 comentarios to “Entrevista con… Steve Earle (2007)”

  1. A mi que me encanta Washington Square Serenade… Aunque su penúltimo concierto en Bikini me pareció un punto plomizo, que no malo claro.

    Te felicito con tu blog, y si no te importa, te añado a los links del mio.

    ¡Un saludo!

  2. jlfercan said

    Gracias por tus comentarios, también será un placer añadirte a mis links.

    Washington Square Serenade no me gusta demasiado a día de hoy, y creo que Steve perdió un poco el rumbo desde “Jerusalem”. En mi humilde opinión, debería dejar de grabar y girar en solitario, reunirse con Eric Ambel y volver a ponerse al frente de The Dukes.

  3. Oh my god enjoyed reading this article. I added your feed to my google reader!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: