J.L. Fernandez's Blog

Interviews, articles, and other synthetic delusions of the Electric Head

Entrevista con… Five Horse Johnson

Posted by jlfercan en octubre 31, 2010

Hay cosas que nunca cambian, y Five Horse Johnson es una de ellas. Para bien o para mal, uno sabe perfectamente lo que va a encontrarse en un nuevo disco de los creadores de “Fat Black Pussycat”: Boogie musculoso, sentimiento Bluesy, ramalazos hard rockeros y la armónica trepidante de Eric Oblander marcando la diferencia. “The mystery spot” (2006) no iba a ser la excepción, y tras cierto estancamiento con su anterior trabajo, se intuyen deseos de retorno a los orígenes.

Escuchando el nuevo disco, y comparándolo con el anterior, “The last men of earth”, tengo la impresión de que intentáis volver al sonido más bluesy de vuestros primeros trabajos. Tu armónica recobra protagonismo

“Hay más armónica que en el anterior, eso es cierto. Si, podría estar de acuerdo. A veces sonamos más duros, pero en el fondo nos consideramos una formación de Blues Rock”.

Hoy en día, tres años para grabar un álbum es mucho tiempo. ¿Por qué esperásteis tanto?

“Porque tuvimos que encontrar un nuevo batería, y eso ya nos llevó bastante tiempo. Finalmente Jean Paul Gaster, de Clutch se unió a nosotros para grabar el disco. También incorporamos un segundo guitarrista, Phil. Registramos “The mystery spot” en Detroit, y parecía que estaba todo listo, pero no me gustó como habían quedado mis partes vocales, asi que pese a que todas las bases estaban grabadas y eran muy buenas, decidí regrabar otra vez mis voces. Tuvimos que ir a otro estudio, en Boston, y nos llevó bastante tiempo también”.

Grabáis con Small Stone, un sello especializado en Stoner Rock. Muchos de vuestros seguidores lo son también de éste estilo. ¿Os sentís cómodos en esa escena?

“Si, por supuesto. Sobre el sello, nos llevamos muy bien con Scott, el dueño de Small Stone. Es un tipo que ama la música y edita los discos que realmente le apetece escuchar. Y me gustan muchas de las bandas que llevan, van a publicar material muy interesante en los próximos meses. Sobre nuestros fans y el Stoner Rock, pues tienes razón, y es raro, porque no tenemos nada que ver con ese estilo, pero puede que sea porque admiramos a muchos de esos músicos, y a todos nos une la pasión por el Rock más crudo de los 70”.

En Europa tenemos entendido que se trata de una escena realmente potente en USA. Aquí el Stoner Rock es algo muy minoritario

“Mmmmm, es bastante popular, pero tampoco tanto como la gente cree. Pero se basa, sobre todo, en una base muy fiel de músicos y públicos. En los últimos años, es bastante numerosa gracias a Queens of the Stone Age. Su éxito atrajo a mucho público a los clubs a ver a bandas Stoner”.

Hablando sobre algunas de las canciones de “The mystery spot”. El inicio del tema título recuerda a Captain Beefheart

“Esa era la intención, su música es una de mis grandes influencias”.

¿Con qué disco de su carrera te quedarías?

“Pues la doble edición en CD de “The clear spot” y “The spotlight kid”. Pero me gustan casi todos y los conservo en vinilo. “Safe as milk” es otro gran trabajo, y también “Unconditionally Guaranteed”.

Mi canción favorita del álbum es “Of ditch diggers and drowning men”. ¿De qué trata ese tema?

“Esa canción la escribió Phil, que acababa de unirse a Five Horse Johnson como segundo guitarrista. Es una canción bastante triste sobre las consecuencias de excederse con el alcohol.

¿Cómo recuerdas la última gira que hicisteis Five Horse Johnson por España?

“Fue genial, uno de mis sitios favoritos del mundo para tocar. ¡Si hasta llegamos a hablar de irnos a vivir ahi! (Risas) Además, la gente era tan amable con nosotros… ¡y tuvimos la impresión de que en España hay muchísimos amantes del Southern rock! ¡No nos lo podíamos creer! De verdad, le agradezco a toda la gente de tu país lo bien que nos trataron. Ésta vez será divertido, porque los nuevos miembros, Phil y Michael, nunca han estado en España, y por las cosas que les contamos, están emocionadísimos por tocar en tu país. Vamos a darlo todo, tocaremos casi todo el disco nuevo, temas antiguos, y estamos barajando incluír un par de versiones en cada show, aunque no hemos decidido todavía cuáles serán”.

Siendo una banda de raíces cimentadas en el Blues, ¿a quienes considerarías tus máximas influencias?

“Para mi, Howlin’ Wolf es el bluesman más grande de todos los tiempos. Gran armonicista también, podría escucharle durante todo el día. Después, citaría a Muddy Waters. Si hablamos de Blues más actual, siempre fui un gran fan de los Red Devils, aquella banda que grababa en el sello de Rick Rubin. Cosas más rockeras, Jimi Hendrix… aunque la verdad es que en la carretera escuchamos sobre todo Blues, es lo que nos gusta a todos”.

Y si hablamos de armonicistas, imagino que también citarás los discos de Sonny Terry con Brownie McGuee

“Me encantan esos discos, y creo que son imprescindibles, pero no están entre mis favoritos. Veo su importancia, pero antes que a Sonny Terry escucho a Paul Butterfield, o a Little Walter”.

¿Cómo fue tocar con Lynyrd Skynyrd?

“Un gran honor, claro. Es decir, son una influencia para cualquiera que toque rock americano, y siguen siendo enormes. No se, cuando estábamos en el escenario, vi a Rick Medlocke sonreirme mientras levantaba su pulgar hacia arriba, ¡eso fue todo lo que necesité! (Risas)“.

¿Hay algun grupo con el que te gustaría compartir cartel?

“Hay muchos. Con The Raconteurs, por ejemplo, que son una gran banda. Les vi en directo y me encantaron. Si hablamos de bandas clásicas, pues he tenido la oportunidad de tocar con casi todos mis ídolos: Lynyrd Skynyrd, Cheap Trick, Deep Purple, ¡hicimos cinco shows con Johnny Winter!”.

Antes hablábamos de Clutch, pero otros músicos con los que os une una buena amistad son Raging Slab

“Y tanto. Greg y Elysse son geniales”.

¿Sabes qué están haciendo ahora? Su último disco es de hace ya unos cuantos años

“Greg me dijo que estaba trabajando en un disco nuevo, pero no se, tio, él es como un científico cuando se trata de su propia música. Un perfeccionista. Asi que no se en qué habrá quedado eso, porque él está ahí creando, en su laboratorio. Y tanto da que le lleve un años como que le lleve cinco. Greg no va a publicar un nuevo álbum hasta que no esté todo en su sitio. Él también estaba tocando con los tipos de Backdraft”.

Antes hablábamos sobre la escena Stoner en Estados Unidos. ¿Cómo definirías la escena de Boogie y Blues Rock donde en teoría encajáis vosotros?

“América es un lugar extraño cuando hablamos de música. Lo que más vende ahora mismo es el hip hop, pero por otra parte de vez en cuando surge una banda inusual que capta toda la atención. Sucedió con Queens of the Stone Age, y ahora está pasando con Jack White. Su último disco, con The Raconteurs está teniendo mucho éxito. Y gracias a Jack White, se está recuperando algo de interés por el Blues, pero lo suyo no es exactamente Blues, ni tiene una base Boogie, por lo que música como la nuestra no termina de cuajar del todo. No se, la escena de Blues y Boogie se está convirtiendo en algo para gente de bastante edad. No existe demasiado interés en el Rock más clásico”.

Da la impresión de que los Black Crowes se están convirtiendo en una influencia muy importante para los nuevos grupos. Y ellos si que son el puente perfecto para introducirse en esos estilos

“Si, desde luego. Y otro grupo muy popular, y muy importante en ese sentido están siendo Gov’t Mule, porque Warren Haynes es genial, tanto lo que hace con ellos como con los Allman Brothers es enorme”.

Más percepciones desde Europa, ¿qué hay de cierto en esa imagen de bebedores salvajes que tenemos de los músicos sureños?

“Es totalmente cierta, tio”.

¿Cuales son tus tragos favoritos?

“Ahora mismo, el vodka con soda. Además, mi padre hace su propia cerveza, y esa sería mi otra bebida favorita”.

Hablemos un poco de vuestros inicios. ¿Cómo era la época en la que grabábais vuestro debut, “Blues for Henry”?

“Se grabó en directo. “Blues for Henry” se grabó en Toledo, Ohio, que es nuestra ciudad natal. Es un gran lugar, ¡aqui vivía John Lee Hooker! No le conocí, pero solía actuar en directo muy a menudo, y también venían otros artistas como Muddy Waters. Y cuando grabamos “Blues for Henry” intentamos captar parte de ese sonido. Fue un experimento, no sabíamos qué iba a pasar con el disco, y lo registramos en un ocho pistas, pero no nos quedó nada mal, creo que es un trabajo que aguanta bien el paso del tiempo”.

¿Dirías que “Fat Black Pussycat”, sobre todo, y “The nº6 dance” fueron el principio de vuestro reconocimiento”

“Si. Muchas bandas aprovechan para reivindicar sus discos menos conocidos, pero yo reconozco que esos dos son nuestros mejores trabajos”.

El otro cerebro de Five Horse Johnson es el guitarrista Brad Coffin. ¿Cómo os lleváis después de más de diez años en la banda?

“Nos va genial, tio. Estuvimos tomando unos tragos juntos ayer por la noche (Risas) A veces discutimos y nos peleamos, pero de eso se trata. Somos como hermanos”.

¿Cómo es tu vida además de la música? ¿Tienes algún hobby curioso?

“Bueno, me gusta beber (carcajadas). Es un buen hobby, si hiciesemos esta entrevista en persona me estaría tomando un trago, seguro. Bueno, y además de eso, me gusta mucho trabajar con ordenadores. Nunca pensé que me aficcionaría a ellos, porque hace años no me interesaban en absoluto, pero el año pasado me compré un buen ordenador y aprendí diseño gráfico. Entre otras cosas, diseñé el logo de la marca de cerveza de mi padre, y me divierto grabando en mi casa, y registrándolo en el ordenador. Me paso horas navegando en Internet también, y me encanta que ahora mucha gente nos pueda descubrir bajándose nuestros discos. Es genial, ahora puedes escuchar todo lo que quieras, y aprender sobre cualquier banda. Creo que va a aumentar mucho la cultura del público rockero en los próximos años”.

Cuando has ofrecido tantos shows como vosotros, y habéis tocado con tantas grandes bandas, ¿qué es lo que te ilusiona a la hora de subirte al escenario, por ejemplo, en una pequeña sala?

“Creo que la clave es que realmente nos encanta tocar en directo. Sonará idiota, pero creo que es cierto: esta máquina ha sido diseñada para estar sobre el escenario. Además siempre nos pasan cosas divertidas, uno no sabe a lo que exponerse cuando está en una banda de Rock and roll y sale a la carretera”.

Relátanos alguna de esas historias

“Te contaré una que nos pasó en España. Fue saliendo de Zaragoza en la furgoneta, a unos 80 kilómetros de la ciudad. ¡Se nos jodió el motor! (Risas), la zona era casi desértica, no había absolutamente nada por alli. Asi que caminamos más o menos una milla, y el primer sitio al que llegamos fue… bueno, digamos que era un club (Risas). Llamémosle club de carretera, y a su vez era un hotel y una gasolinera. Pues bien, el tema es que acabamos quedándonos alli una semana (Risas). Fue muy divertido, pero a la vez extraño, porque tuvimos que cancelar unos cuantos shows, y estábamos alli, sin banda y sin furgoneta”.

J.L. Fernandez, 2006. Entrevista completa publicada en la revista Popular 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: