J.L. Fernandez's Blog

Interviews, articles, and other synthetic delusions of the Electric Head

Entrevista con… Southside Johnny

Posted by jlfercan en octubre 31, 2010

Artista de culto o leyenda menor según se mire, Southside Johnny & the Asbury Jukes llevan más de treinta años ofreciéndonos destellos del mejor Rock americano con influencias negroides. Su carrera está inevitablemente ligada a las de Bruce Springsteen y Steven Van Zandt, desde los lejanos días en que dejaban de ser prometedores músicos de bar para convertirse en líderes de la naciente escena de Asbury Park. Álbumes como “I don’t want to go home”, “This time’s for real”, “Hearts of stone” o el doble directo “Reach up and touch the sky” son obras testimoniales de una época y una forma de entender la música. Ha llovido mucho desde entonces: Springsteen es una estrella intocable y Little Steven (también conocido como Silvio Dante) una auténtica personalidad en el mundo de la música. Y ahi sigue el viejo Southside Johnny, infatigable y fiel a los inicios de su carrera, como muestra el reciente “Into the Harbour”. Asi fue, pese a que estaba con su novia pasando una tarde en el campo, en New Jersey, no tuvo problema en perder una hora de su tiempo charlando sobre diversos momentos de su carrera, su último disco, sus conexiones con Springsteen o su gran pasión: el Soul clásico.

“Into the harbour” es tu mejor disco en mucho tiempo

“Queríamos hacer un buen álbum para que venga más y más gente a los shows, eso es todo. Yo no tenía ningún tipo de presión para hacer otro disco, porque ahora edito en mi propio sello. Éstas fueron canciones que estuve preparando con mi teclista, hasta que llegó el momento de grabarlas. Precisamente lo que me gusta de la autoedición es poder componer y grabar a mi propio ritmo, de ésta forma el resultado es más personal. Porque trabajar con una compañía de discos potente… eso está bien para alguien joven que está empezando, pero cuando llevas ya unos años en ésto, uno no está para ciertas exigencias. Yo ahora soy feliz así, me siento más libre y eso es fundamental para un artista”.

Las quejas de los músicos sobre las presiones de las grandes corporaciones discográficas son algo generalizado. La relación músico-compañía acarrea un conflicto de intereses inevitable tal y como están planteadas las cosas

“Es que yo me limito a defender mis intereses. Y en las grandes compañías hay gente excelente, que se preocupa por la música, pero raramente ocupan puestos de responsabilidad. En ese sentido, nosotros tuvimos mucha suerte, porque cuando editamos nuestro primer disco con CBS, nos fichó Steve Popovich, un tipo que era un auténtico fan de la música. Y también estaba alli Ron Alexenburg, que era exactamente igual. Cuando estos tipos se fueron del sello, nosotros también lo hicimos, y ahora las cosas han cambiado demasiado como para volver a trabajar a la antigua usanza”.

Con la revolución tecnológica que estamos viviendo, ¿hacia donde crees que va la industria musical?

“Espero que se vaya al infierno (carcajadas)“.

Eres totalmente partidario de la autoedición por lo que veo…

“Podríamos decir que si. Al menos soy partidario de los pequeños sellos, y de que los artistas suban su música a la red y la compartan con todos. Y asi eliminar a las jodidas corporaciones discográficas, y a todos esos ejecutivos de medio pelo forrándose a costa de la música que graban otros. Yo ya lo viví, y desgraciadamente, para cualquier músico que empieza, tenga éxito o no, es siempre lo mismo”.

Siempre me he preguntado que es lo que lleva a artistas que lleváis tantos años en activo a seguir publicando nuevos discos

“En general se hace para poder seguir tocando y atrayendo a la gente con temas nuevos, que sepan que sigues haciendo cosas. Pero también se trata de algo a lo que estás acostumbrado, a lo que no puedes renunciar: entrar en el estudio, organizar el material, ¡y sentir que todavía eres capaz de hacerlo! (Risas). Además está el placer de reencontrarte con viejos amigos, por ejemplo, ahora puedo llevar a cabo todo el proceso en New Jersey, porque Jon Bon Jovi, que es un buen amigo mío, me deja utilizar su estudio siempre que quiero”.

¿Te gusta su música? ¿Cómo os conocisteis?

“No es uno de mis artistas favoritos, pero creo que tiene mucho talento. Bon Jovi abrieron para nosotros varias veces hace años”.

Echando un vistazo global a tu carrera, no podemos decir que hayas vendido millones de discos, pero sí que es cierto que tus canciones han superado el paso del tiempo y tienes fans muy fieles. ¿Cómo te sientes al respecto?

“Pues me gusta cómo han salido las cosas. Hace años si que me lamentaba a veces por no haber vendido tantos discos, pero ahora veo las cosas de otro modo. Como dices, seguimos teniendo bastante público, y soy libre para hacer lo que quiero y seguir viviendo de lo que me gusta. Además, no ser lo que se dice famoso tiene sus ventajas, casi nadie me reconoce por la calle, y puedo llevar una vida sin muchas presiones. No te voy a mentir, algo más de dinero no me vendría mal (Risas), pero no me quejo”.

Y sin embargo, seguro que es inevitable no añorar los viejos tiempos de vez en cuando

“No creas, la verdad es que nunca pienso en ello. Veamos: tuve una adolescencia genial, divirtiéndome y tocando en bares por las noches, después empezamos a tener éxito y giré por todo el mundo, y ahora puedo seguir ofreciendo buenos shows y seguiré aqui durante algunos años más. Me considero un hombre afortunado”.

En todos los años que llevas de carrera, ha habido álbumes mejores y otros peores, pero en casi todos se aprecia un sonido y unas producciones muy cuidadas. ¿Trabajáis mucho ese aspecto?

“¿El sonido? Eso es porque siempre pude contar con músicos muy creativos, y a mi me gusta que los chicos de la banda aporten sus propias ideas. Cuando entro en el estudio, siempre tengo en la cabeza la forma en la que quiero que suene el disco, pero si alguien viene con alguna idea, intento experimentar y amoldarla a la canción, y de ahí han salido cosas interesantes. Los Asbury Jukes siempre nos hemos considerado una banda de Soul más que de ninguna otra cosa, pero nos gusta sonar rockeros al mismo tiempo, experimentar con algún elemento un poco más jazzy ocasionalmente… el sonido de los discos nace a partir de la forma en la que encaras las canciones, es muy importante no descuidar nunca ese aspecto”.

Como fan del Soul clásico, ¿qué período y que estilo sería tu favorito?

“Ante todo soy fan de los pequeños sellos sureños de Soul de los 60. Me gustan Stax, ya sabes, los discos de Otis Redding, pero también los sellos más oscuros, que graban a artistas que han quedado olvidados con el paso del tiempo y que son alucinantes. Respecto a Motown… me gusta, pero quizá era demasiado comercial, sus producciones estaban un poco sobrecargadas, aunque por supuesto Marvin Gaye era genial. Me considero un “southern soul guy” (Risas)“.

Si hablamos de los inicios de tu carrera en la escena de Asbury Park, en New Jersey, nos viene a la mente una imagen determinada. La de un joven Southside Johnny actuando junto a colegas como Little Steven o Bruce Springsteen en bares llenos de trabajadores y gente humilde. ¿Qué hay de cierto en esa imagen?

“Fue una época increíble, irrepetible. Éramos libres para hacer lo que queríamos y todos experimentábamos. Yo lo hacía, Bruce Springsteen también. Nos subíamos a los escenarios e intentábamos añadir toques Soul o jazzies, rock de los 50… Aprendimos lo que era subirse a un escenario. Y sobre la audiencia, muchos eran trabajadores que se tomaban una copa antes de volver a casa, sí, pero no era lo que predominaba. El público de aquella época eran sobre todo gente joven, estudiantes que también se sentían libres para divertirse toda la noche. Y tocábamos en todo tipo de ambientes, incluso en bares de motoristas. Y siempre incluíamos unos cuantos números de Rock n’ Roll clásico, temas de Chuck Berry… viéndolo con cierta perspectiva, yo diría que éramos algo asi como los Beatles cuando actuaban en Alemania en los inicios de su carrera. Eran momentos desbordantes, intentábamos descargar todo aquel repertorio de clásicos soul: interpretábamos “Knock on wood”, “In the midnight hour”… Lo más excitante era el reto que suponía juntar a unos cuantos músicos jóvenes y tocar esas canciones tan arrolladoras”.

En las bandas actuales parece haberse perdido ese interés por explorar el pasado, sobre todo en lo que se refiere a la música negra

“No, no lo creo, es sólo que nosotros teníamos un pasado y la gente joven de ahora tiene otro diferente”.

¡Pero el vuestro era mejor!

“No lo se, es cuestión de gustos. Lo único que puedo decir es que no ha vuelto a haber una radio musical como la que teníamos en América en los 60. Era una mezcla asombrosa de todo tipo de estilos: podías escuchar discos de Soul y de Rock n’ Roll en el mismo programa, incluso Blues y discos de Jimmy Reed, los dj’s eran fantásticos. Y hoy en día todas las emisoras programan exactamente la misma música”.

Tu auténtica mano derecha en los inicios de tu carrera fue Little Steven, ¿cómo es tu relación con él?

“Seguimos siendo igual de colegas que siempre, nos llamamos de vez en cuando, pero está muy ocupado con todas estas cosas que él hace: su festival, sus shows de radio… Pero espero verle pronto y poder charlar, seguro que trabajamos juntos más tarde o más temprano”.

Aparte de tocar con Springsteen, apoya muchísimo a bandas underground gracias a su programa de radio y su festival

“Sí, y no es nada nuevo. Steve venía de ese mundo de la guitarra, su gran ídolo era Chuck Berry, y siempre fue muy fan del Garage de los 60, de hecho nunca dejó de buscar nuevas bandas de ese tipo. Cuando formamos los Asbury Jukes fue muy curioso, porque él y yo eramos muy diferentes: Steven tenía ese background de Garage, y había estado en bandas asi, con mucha energía y actitud, mientras que yo era aficionado sobre todo al Blues. Creo que nuestro amor hacia el Soul fue lo que nos unió, fue una combinación interesante”.

¿Te gusta su papel en The Sopranos?

“Oh, es genial, encaja muy bien en la serie. ¡Aunque sólo he visto un par de capítulos! ¡yo no tengo la HBO! (Risas)“.

Antes hablábamos de la escena de Asbury Park, ¿qué diferencias encuentras entre aquella escena y la actual de New Jersey?

“Es que antes era una “honky town town”, había muchos bares, antros donde tocar y solíamos pasarnos las noches en esos sitios. Y claro, hoy es muy diferente, aquel encanto se ha perdido. Porque nosotros teníamos nuestro pequeño mundo de bares y Blues y Rock, y la libertad propia de la juventud para ir de local en local hasta las tantas de la mañana. Para ser sincero, durante esos años nunca aprecié aquella época tal y como lo hago ahora”.

Me gustaría preguntarte acerca de vuestro primer álbum, “I don’t wanna go home”. Para mi es un auténtico clásico. ¿Cómo era tu vida en esos momentos?

“Pues básicamente tenía trabajos de mierda por el día y tocaba por las noches (Risas). No me gustaba mucho trabajar, pero era por tener algún dinero en el bolsillo. Que yo recuerde, trabajé en muchas cosas distintas: lavando platos, fregando suelos, incluso en una fábrica de guitarras probando amplificadores. Ya sabes, trabajos que iba dejando cuando me aburría…y firmar por una gran discográfica, grabar rodeado de mis amigos… pues me sentía en la cima del mundo, claro. Para aquel primer disco, ni Steven ni yo teníamos dinero para pagar la grabación, y teníamos un acuerdo con la discográfica. De hecho Steven se iba de gira con Bruce, asi que teníamos que grabarlo inmediatamente. Y Jimmy, era un amigo de Bruce y de Steven, que era ingenieron en aquellos estudios, nos dejaba usarlos cuando no había nadie alli. Imagínate, alli estábamos nosotros, a las ocho de la mañana, haciendo esas grabaciones, voy a decirlo con la boca pequeña: ilegales (carcajadas)“.

En el álbum colaboraba la mismísima Ronnie Spector. Algo sorprendente tratándose de un disco de debut

“Fue gracias al ingeniero del que te hablaba antes, Jimmy. Porque él había trabajado con Phil Spector, mezclando un álbum de John Lennon, creo recordar, y había conocido a Ronnie. Y una de esas noches, estábamos grabando, y nos dijo que Ronnie estaba en una de las salas de grabación, en el piso de abajo, y que acababa de hablar con ella y estaba interesada en cantar una canción con nosotros. ¡Casi nos caemos al suelo de la impresión! (Risas). Bruce, Steven, nosotros… era Ronnie Spector, ¡el objeto sexual de nuestra juventud! (Risas). Finalmente, no pudimos conocerla aquella noche, pero si dos noches más tarde, y fue cuando grabamos la canción”.

La canción “I don’t wanna go home” es tu gran hit, ¿qué significa para ti? ¿un himno “working class”?

“Desde luego. La gente siempre quiere escucharla, asi que la hacemos cada noche. En distintos registros, eso si, para mantener la frescura. Es una canción que une a la gente, es genial para cantar y todo eso me hace feliz”.

Las comparaciones con Springsteen son inevitables, pero quizá únicamente en sus dos primeros trabajos hay puntos en común con vuestra carrera

“Yo no veo ningún parecido, a excepción de que teníamos influencias parecidas y veníamos del mismo sitio. Los Jukes siempre sonamos más soul, y Bruce mucho más rockero”.

¿Cuáles serían para ti los tres mejores trabajos de Springsteen?

“Mi favorito es “Born to run”, que creo es uno de los mejores de todos los tiempos, esa clase de disco que pincho y presto atención hasta el final, y que se que nunca dejará de gustarme. Después diría el primero, “Greetings from Asbury Park”, a pesar de que no se grabó con muchos medios, pero me trae muy buenos recuerdos. Y por último citaría “Nebraska”, me parece un disco emocionante”.

El segundo álbum, “This time’s for real”, también incluía la colaboración de otras dos leyendas del Soul: los Coasters y los Drifters

“¡Las cosas nos iban bien y se lo pedimos a la compañía! Si, igual se nos iba un poco la cabeza en esa época (Risas). Pero fue asi, queríamos introducir algun dueto con gente que nos gustaba, y tuvimos a los Coasters, y luego a los Drifters. Además de lo divertido que fue grabar con ellos, lo mejor fue conocerles y las historias que cada músico te contaba cuando charlabas con ellos. Tenían miles de historias de los 50. ¡Debimos haber grabado aquellas historias en lugar del disco! (Risas)“.

Después llegó “Hearts of stone”, que no se vendió tan bien como todo el mundo esperaba

“Bueno, no es que fuese un desastre, pero la compañía no hizo lo que debía para promocionarlo adecuadamente”.

Hay quien lo señala incluso como vuestro mejor trabajo

“Es uno de los mejores, si. Aunque no tengo una perspectiva muy clara de aquellos tiempos, porque nunca sabía la clase de álbum que iba a grabar. Yo estaba siempre en la carretera, y grabábamos bastante deprisa. En aquellos días las cosas sucedían demasiado rápido”.

En los 80 las cosas dieron un giro bastante extraño. El disco “Trash it up” sería una buena muestra de ello

“A día de hoy no me gusta nada. Tiene algunas buenas canciones, pero no suena como a mi me hubiese gustado. Eran los 80… una década bastante complicada para la música. Pero bueno, lo intentamos y no funcionó, fue un error pero eso es todo. ¡Al menos no murió nadie! (Risas)“.

¿Por qué más adelante grabaste “Slow dance” en solitario, sin tu banda de toda la vida?

“Porque quería darle un sonido más tranquilo, más suave. Quería grabar un disco para momentos románticos, ya sabes, y los Jukes son una banda muy espontánea, agresiva.

“Better days” fue algo asi como una reunión de viejos amigos. Volviendo a trabajar con Springsteen y Little Steven después de tantos años

“Nunca nos distanciamos, pero ellos estaban más ocupados que nunca para volver a grabar conmigo. Llevábamos años planeándolo, pero no fue hasta “Better Days” que todo el mundo estaba disponible. Y claro, a la compañía le interesaba, y nos pagaban más si teníamos esos nombres en el disco”.

Teniendo en cuenta que el Soul ha sido siempre la máxima influencia para los Jukes, me gustaría nombrar algunos soulmen clásicos y conocer tu opinión sobre cada uno de ellos

“Adelante”.

En primer lugar estaría Sam Cooke

“Sus hits en solitario son demasiado blandos. Me encanta su voz, y su material Gospel con The Soul Stirrers, incluso mi hermano le vió en directo con The Soul Stirrers a mediados de los 50, creo recordar. Pero sus grabaciones de estudio en solitario… a pesar de su voz, creo que esos arreglos tan dulces y tantos coros femeninos desvirtuaron un poco la esencia de su música”.

Jackie Wilson

“No haberle podido ver nunca en directo es una de mis grandes decepciones. Por lo que dice todo el mundo, era un gran performer, con esa gran voz y sus dotes como hombre de espectáculo lograba emocionar de verdad a la audiencia”.

Al Green

“Me gusta mucho, pero no soy tan fan suyo como la mayoría de gente que conozco. No es de mis favoritos”.

Wilson Pickett

“Excitante de verdad. Soul salvaje, con los pies en el suelo. Le considero una de mis grandes influencias. Representa el estilo de música que realmente me gusta, esos discos de los que sabes que jamás te cansarás, pasen los años que pasen”.

Solomon Burke

“Diría algo parecido. Lo excepcional en Solomon Burke, si le comparamos a otros soulmen, es que tiene una presencia absolutamente majestuosa en el escenario. Y me encanta su voz también”.

El último sería Otis Redding

“¿Qué puedo decir? Recuerdo que me compré su primer single, “These arms of mine”, sin saber nada sobre él, y me dejó alucinado con su poder para transmitir emociones. Desde entonces siempre he amado su música”.

Has tocado y teloneado a infinidad de bandas. ¿Con cuál te divertiste más?

“Con J. Geils Band. Siempre nos lo pasamos en grande con Peter Wolf y todos esos tipos. Están totalmente locos (Risas)“.

¿Nunca te has planteado trabajar junto a Peter Wolf?

“Se ha hablado del tema, pero nunca surgió la ocasión. Me cae genial Peter, y me gusta todo lo que ha grabado, también sus álbumes de Soul. Pero cualquier día lo haremos”.

¿Con qué bandas de tu época te sientes más identificado?

“Jesús, no lo se… quizá con Roomful of Blues”.

¿Sigues atento a la actualidad musical?

“¿Bandas nuevas? mmmm, solían interesarme, pero desde hace unos años, no demasiado. Cuando surgió el Punk disfruté mucho de todo aquello, pero creo que fue lo último que me gustó de verdad. Al principio escuché algo de lo que ellos llamaban “alternative rock” pero ahora mismo no me apetece oír a veinteañeros quejándose sobre sus depresiones (Risas). Si encuentro algún disco actual con energía y con algo de diversión, seguramente me gusta, no me cierro a oir nada, pero ya no estoy para estar atento a cada nuevo movimiento que se pone de moda”.

Para terminar, has estado casado ocho veces. Seguro que algunos de nuestros lectores tienen actualmente problemas de pareja. ¿Qué consejo les daría alguien con tu experiencia?

“Les diría: chicos, ¡seguid intentándolo! (Risas) ¡No os desaniméis, algun día encontraréis a la adecuada! (carcajadas). Chicos, recordad que cada dama es única, y está ahi esperando a que la sepáis apreciar como se merece (Risas)“.

J.L. Fernandez, 2006. Entrevista completa publicada en la revista Popular 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: