J.L. Fernandez's Blog

Interviews, articles, and other synthetic delusions of the Electric Head

Entrevista con… Reverend Horton Heat

Posted by jlfercan en abril 2, 2011

Coincidiendo con el auge de las descargas de música en Internet, Jim Heath amenazó con dejar de grabar discos si no se solucionaba el problema. Por suerte, parece habérselo pensado mejor, y acaba de salir a la venta “Laughin’ and cryin’ with the Reverend Horton Heat”, un álbum que desprende buenas vibraciones. Ya no tienen demasiado que ver con el enloquecido combo Psychobilly que debutaba de la mano de Sub Pop, y el Country gana mayor peso con cada disco, pero para el directo prometen dar cancha a su material más incendiario. Nuestro reverendo favorito nos cuenta los motivos de ésta evolución.

Vais a girar por España con Supersuckers. Es un gran cartel, pero sois bandas muy diferentes. ¿En qué medida os identificáis con ellos?

Nos respetamos, pero no nos identificamos demasiado con lo que hacen. Creo que esa pose rockera es una estupidez. Yo soy un músico, tio, cojo mi guitarra y toco. No entiendo de “actitud rockera”. Aunque me gusta su música y su batería fue el nuestro durante muchos años. Pero su actitud en el escenario… nosotros no necesitamos eso. Y no quiero criticarles específicamente a ellos, porque Supersuckers son buenos músicos. Pero últimamente hay muchos grupos de éste estilo demasiado pendiente de la pose, y que a la hora de la verdad apenas pueden tocar sus guitarras.

Venís a presentar, “Laughing and cryin’ with the Reverend Horton Heat”. Hacía casi seis años que no teníamos un disco vuestro de estudio, desde “Revival” concretamente. ¿Por qué tanto tiempo?

Por una parte, vida familiar. Mira, llevo toda mi vida de gira (Risas). Ves mucho mundo, pero te pierdes muchas cosas, relacionadas con los tuyos. Tú estás ahí, en tu mundo de conciertos y viajes, y la vida sigue ahí sin ti, y eso es duro. Así que me tomé un tiempo para estar con los míos, porque lo necesitaba. Y por otra parte, nos dimos cuenta de que hoy en día es muy difícil para las bandas consolidadas que se acepten sus nuevos discos. La gente siempre quiere escuchar el material antiguo. Lo normal es que la gente se entusiasme con un disco en concreto, y que cuando sale el nuevo, lo escuchen rápido y lleguen a la conclusión de que “no es como en el otro álbum”. ¡Pues claro que no, por algo grabamos otro! (Risas). Y cuando sale el tercero, la mayoría ni se preocupan en escucharlo, y así hasta el infinito. Yo creo que, desde que editas un disco, hasta que la gente consigue disfrutarlo realmente, pasan unos dos años. Y nosotros siempre editábamos un disco cada dos o tres, así que los fans aún estaban descubriendo lo último que habíamos publicado. Ahora preferimos no caer en esa rutina interminable de disco-gira-disco, que mina la moral de tantas bandas. Mejor mantener a las fieras hambrientas, y así cuando les alimentemos, les sabrá mejor (Risas). Es jodido, tener un paquete de temas nuevos que son cojonudos, y que la gente proteste cuando las tocas y sólo quiera las antiguas, pero el negocio funciona así.

Hace unos años mostraste tu descontento con las descargas de Internet. Concretamente, comentaste que estabas decidido a no volver a grabar otro disco, ¿Qué te ha hecho cambiar de opinión?

En esa época estaba muy cabreado. Tienes que entenderlo: los músicos conocemos a otros músicos, y cada vez es más difícil vivir de esto. Por otra parte, tampoco sería el fin del mundo si no hay otro disco de Reverend Horton Heat. Porque si echas la vista atrás, y recorres la historia de la música, la mayoría de intérpretes y compositores legendarios nunca grabaron un álbum. Nadie grabó a Mozart, jamás. Asi que, si no da dinero grabada, la música ha de volver a su esencia: la de una experiencia en vivo. El de la música es un negocio cada vez más hecho de publicistas, no de artistas, así que si no puedo ganar dinero con ello por culpa de Internet, pensaré en dedicarme exclusivamente a tocar en directo.

Los efectos colaterales de las descargas son discutibles. Puedo asegurarte que un 90% de la gente que te encuentres en tus shows españoles os conocen gracias a la Red. Básicamente, porque nunca habéis sido promocionados en España

Esa es la parte buena, claro. Oye, yo tampoco soy la mejor persona para preguntarle sobre estas cuestiones, porque no se prácticamente nada sobre negocios. Yo me quejo de que antes un grupo pudiera alcanzar un cierto status en el mundo de la música, y que ahora no pueda, porque sus discos no tienen salida comercial. Pero en lo que a mí se refiere, yo soy un tipo que sabe tocar la guitarra. Ni siquiera me siento cómodo en un estudio. Me siento cómodo en un teatro, sala, bar, o donde haya gente dispuesta a escucharme. Y ya no me preocupo tanto por Internet y esas cosas. Supongo que los viejos siempre nos quejamos de las cosas nuevas. Cuando salieron las cintas de cassette grabables se nos dijo que iba a matar a la música, y no mataron ni a una mosca (Risas), y pensamos que el cd iba a acabar con el interés por los discos clásicos, y al final fue todo lo contrario: pudimos ver reeditados en ese formato discos rarísimos. En fin, que no pensemos más en esto. Siempre me he equivocado con éstas cosas.

Siempre habéis sido una banda ecléctica, pero en “Laughing and cryin’” hay un tono muy Country, menos rockabilly que de costumbre

No es algo nuevo, porque siempre hemos tenido temas muy Country, que además son de las favoritas del público. Pero yo siempre he querido hacer un disco de Country más, digamos, clásico. Eso si, no quería que fuera demasiado serio, así que intenté que todos los temas tuvieran letras divertidas, o estúpidas, o… (Risas). Hacer un disco Country aparentemente canónico, pero imposible de tomar en serio al mismo tiempo.

Podríamos llegar a la conclusión de que, con la edad, os sentís más cercanos a éste tipo de música más reposada, que al Psychobilly frenético de vuestros primeros discos

No necesariamente. Creo que es más bien algo puntual. Yo soy de Texas, he amado el Country desde siempre.

Desde luego, algunos de los nuevos temas tocan temáticas bastante inusuales. ¿De qué va “Death Metal guys”?

Todo empezó cuando leí acerca de esa banda noruega llamada Mayhem. No se si conoces la historia, pero su líder se suicidó, y después su compañero de grupo fue el que se lo encontró muerto, le quitó un trozo de cerebro y se lo comió (Risas).

En Europa se conoce de sobra esa historia. Pero nunca me habría imaginado a una banda tan típicamente tejana como Reverend Horton Heat escribiendo sobre ello

Es que me dio que pensar, en serio (Risas). Porque a los rockabillies se nos acusaba de ser peligrosos hace años, ya sabes, unos pandilleros y tal. Asi que pensé que, vale, puede que vayamos de tipos duros por la vida, que intimidemos un poco, pero… joder, al menos no nos comemos el cerebro de nadie (carcajadas). Y por eso, pensé que tenía que escribir algo comparando a los “rockabilly guys” con estos “death metal guys”.

Otra historia curiosa es la de “Beerholder”

Habla de un tipo que desarrolla una barriga cervecera tan grande, que puede colocar su cerveza encajada perfectamente en ella sin que se caiga (Risas). Mira, hace unos años, un día se me ocurrió una idea, de golpe, para un proyecto que nunca llegué a llevar a cabo. Se trataba de un álbum con canciones que hablasen únicamente de tipos normales, lo que llamaríamos “good old boys”. Tipos que no han tenido demasiado éxito en la vida, que trabajan duro, que se sientan a beber su cerveza delante de la tv, etc. Nunca compuse el material para un álbum así, pero en un primer momento me senté a escribir títulos de canciones. Uno detrás de otro. Y “Beerholder” viene de esa época. Pero sí que conozco a tipos que pueden balancear su lata de cerveza con su estómago sin que se caiga. Y, tio, yo estoy algo gordo, pero sin llegar a esos extremos (Risas). El tema de la cerveza es de locos, en Estados Unidos hay auténticos dementes cerveceros. Tengo un colega que bebe unas treinta diarias (Risas).

Sigamos con vicios. ¿Qué me dices de “Drinkin’ and smokin’ cigarettes”? ¡Da la impresión de que ya no puedes hacer ninguna de esas cosas en USA ahora!

Es ridículo. No creo que tenga que ver con la salud, sino con que los americanos siempre están buscando excusas para dejar mal a sus semejantes, porque todos quieren aparentar superioridad. Asi que muchos miran a otros por encima del hombro, en plan “Soy más inteligente que tú, porque fumas, y yo no lo necesito”. A ver, yo dejé de fumar hace años, pero no me paso el día amargando a los que sí lo hacen. Puedo entender que se prohíba en locales cerrados, pero es que hay sitios en California ¡en los que no puedes hacerlo al aire libre!. Todo es mierda política: no consiguen hacer nada bien en sus ciudades, así que el alcalde de turno prohíbe fumar en toda la ciudad, con la esperanza de que sus conciudadanos le recuerden por ello. Y, tio, no quiero parecer un político, pero yo creo en la libertad. Con respecto a la canción, la escribí a finales de los 80, y no estaba muy convencido de incluirla en el nuevo, pero me llamaron de la compañía insistiendo en que tenía que ser la que abriese el disco.

La canción más sorprendente, por lo inusual, es “Aw, the humanity”. Pero me gustaría preguntarte acerca del título

Es una frase hecha. Supongo que no estaréis familiarizados con el tema en España, así que te lo explico. Todo se remonta a cuando se estrelló el Zeppelin Hindenburg, ya sabes, la famosa foto del Zeppelin incendiado. Ese aparato era el orgullo alemán en la época, antes de la II Guerra Mundial, y se suponía que debía aterrizar en New Jersey. Y eran los primeros días de los noticiarios en directo, porque estábamos en los albores del sonido aún. De modo que la llegada del Hindenburg iba a ser uno de los primeros acontecimientos retransmitidos en directo de la historia del periodismo. Pues como ya sabrás, cuando estaba a punto de tomar tierra, algo pasó, y se incendió, y fue una catástrofe. Pues bien, el reportero que debía dar la noticia entró en estado de shock, y exclamó “Oh, the humanity!” (Risas). Y quedó como una frase hecha para los americanos. Lo dicen mucho en las retransmisiones deportivas, cuando un tio lo tiene facilísimo para marcar un tanto, y falla en el último segundo, el locutor de turno dice la frase, cosas así. Volviendo a la canción, estaba claro que iba a ser un tema lento, y la idea original era escribir una canción de amor acerca de la explosión del Hindenburg (Risas).

¿Y cómo ves tú a la humanidad?

Jodida, tio (Risas).

¿Y a tu país?

Creo que mi país viaja en el mismo barco que el tuyo, pero muchos americanos no quieren darse cuenta de ello. En América se mueve demasiado dinero como para que la gente sea feliz. Los americanos se creen los reyes, pero nuestra edad dorada se ha terminado. El euro está empujando fuerte, y nuestro sagrado dólar americano es un gran pedazo de mierda. Cada día se devalúa más, y no parece que la tendencia vaya a mejorar a corto plazo. La única medida que toma el gobierno para afrontar esto es imprimir más moneda. ¿Te imaginas que todo funcionase así? En plan, hey tio, quiero comprarme cinco coches clásicos, dale a la palanca de imprimir billetes (Risas). Me asusta pensarlo, pero creo que a mi país le esperan tiempos duros en los próximos años. Tenemos a todas éstas naciones emergentes: China, Brasil, la India… nos comen terreno cada día que pasa. Incluso Canadá nos va a ganar en todos los terrenos: tienen una economía sólida, y han cuidado mucho la sostenibilidad, la calidad de vida y los recursos naturales.

Quizá en unos años, en lugar de girar con los Supersuckers por Europa y Japón, debáis hacerlo para los fans chinos o brasileños

Pues me encantaría, la verdad. No conozco nada de Asia.

¿Qué es lo más importante que has aprendido viajando por todo el mundo?

Que es interesante ver las diferencias, pero que al final, dentro de una sala de conciertos, todo el mundo es igual. Pero bueno, de España en concreto, me llamó la atención lo tarde que empieza todo. ¿Conciertos a las once? ¡Genial! (Risas). ¿Sabes? Cuando empecé con la banda, nunca imaginé que sería conocido, o entrevistado, por gente de otros países. Era algo impensable para una banda de Rockabilly, Psychobilly, o como quieras llamarlo. Los únicos grupos que giraban por otros países eran los de Metal, tipos llenos de laca, ya sabes (Risas). Después las tornas cambiaron y les llegó el turno a los alternativos. Siempre tuve ofertas para cambiar mi estilo, pero me negaba, pensaba “esto del Rockabilly es lo que de verdad me llena, tengo que resistir”, y siempre me imaginaba viviendo una vida de perros. Que acabaría encontrando mi lugar en ese pequeño ghetto rockabilly, pero que eso se limitaría a tocar los sábados por la noche en antros de Texas. Asi que en cuando empecé a ir a Chicago, San Francisco, Seattle… fue increíble, y me di cuenta de que tenía que trabajar duro para mantener esa bendición.

Antes citabas el término “Psychobilly” para referirte a tu banda. ¿Estás de acuerdo con él?

Sí, ¿por qué no?. Tenemos muchos temas en esa onda, pero también tocamos palos que los grupos de Psychobilly jamás tocan, tales como Country, material más bluesy, Swing o Rock & Roll más duro. Pero muchos críticos americanos nos siguen calificando como tal, y ya me he acostumbrado a seguirles la corriente. No se si sabes que “Psychobilly” es un término europeo.

No tenía ni idea, la verdad

Pues sí, en USA nadie tiene ni idea de qué va el tema, pero en Europa, cuando me entrevistan, siempre tienen claros cuales son los referentes adecuados. Se popularizó con los Meteors, que creo que empezaron en el 79, y en los 80 el fenómeno tuvo lugar, sobre todo, en Europa a nivel underground, pero no tanto en América. Está claro que nosotros encajamos ahí. Hemos tocado en festivales exclusivamente de ese estilo, y siempre nos fue bien, pero no estoy de acuerdo en que nos etiquen así, porque hacemos muchas otras cosas.

¿Por qué hay ésta línea que va del Punk al Rockabilly y al Country con tanta facilidad?. Se trata de estilos muy diferentes

Eso es ahora. Cuando empezamos eran cosas que no se podían mezclar. La única banda Rockabilly que era aceptada por los Punk Rockers era, que yo recuerde, The Blasters, que tenían un sonido muy rootsy pero eran seguidos por muchos punk rockers. Y estaban The Cramps, pero su público era un mundo aparte, y les gustaba indagar en músicas oscuras del pasado. No había nadie más como ellos en la escena Punk. Porque sus shows evidentemente estaban enfocados como conciertos de Punk Rock, pero después les veías interpretar temas como “The way I walk”, “Surfin’ bird”, escuchabas esos “twang guitar licks”, y te dabas cuenta de que eran únicos. Para mi son la prueba de que los elementos de los años cincuenta funcionan perfectamente dentro del Punk Rock. El Rockabilly ha alcanzado un lugar privilegiado, es algo similar a lo que sucedió con el Blues. Porque en los 50 el Blues era música marginal que no interesaba a nadie, hasta que empezó a ser reivindicada en los sesenta. Mucha gente ahora aprecia el lado Rockabilly de Johnny Cash, o el de Elvis. Porque Elvis está considerado como el artista definitivo, pero no todos se dan cuenta de que, antes de cantar todos esos grandes clásicos, él fue el auténtico “rockabilly guy.

Hablemos pues de bandas con sabor fifties. Los primeros son The Cramps

Ya hablamos antes sobre ellos. Puedo asegurarte que fueron una gran influencia para mi. Cuando era joven, tenía mucha curiosidad por lo que había oído de ellos, y me fui a verlos en un club en Dallas, y aluciné. Eran tan agresivos… Después hice una gira con ellos, vi su show noche tras noche, y nunca me dejaron de impactar. Lux era un gran, gran frontman. La clase de tipo que salía al escenario y se aseguraba de que valiese la pena fijar la vista en él.

Stray Cats

Fueron parte de lo que hizo grande a la MTV. Esa cadena empezó y fue revolucionario. Lo que más me interesó entonces es que no sólo pinchaban a los grandes artistas superventas, sino también a otros más modestos, y ahí estaban Stray Cats. Su música era Rockabilly con un punto bluesy, y cuando los vi, caí rendido ante ellos. Pensé “esto es lo que el rockabilly puede llegar a ser”. Fui un poco ingenuo, porque pensé que su éxito crearía una nueva y revolucionaria escena de Rockabilly, y no fue así. Solo les funcionó a ellos (Risas). Brian es un tio con muchísimo talento, y toca de muerte. Y los demás son grandes también. Es música real.

Los Lobos

¡Yeah! (Risas). Hicimos un tema juntos este verano en un festival. Son otro de esos grupos que desprenden algo especial. Tienen un toque rootsy, pueden tocar rockabilly, blues, o música latina, lo que quieran… son otra gran influencia, y es una banda técnicamente sobresaliente. Sus discos son buenos, pero donde realmente son grandes es en el escenario.

Jason and the Scorchers

No son, como mucha gente cree, una banda Country. Creo que son al 100 un grupo de rock and roll salvaje, solo que componen como si se tratase de canciones Country, para después tocarlas como una banda de high energy rock and roll. Pero lo más interesante de ellos es que hacen los temas de country correctos.

Mojo Nixon

(estalla en carcajadas) Ahora tiene un programa de radio, me entrevistó el otro día. Me encanta, tengo varios discos suyos en el iPod y siempre los estoy escuchando. Él es un entertainer nato”.

Otra banda interesante de lo que podríamos llamar Psychobilly actual son los Legendary Shack Shakers

Nuestro bateria, Paulie, tocó para ellos durante años. Hemos girado mucho juntos, son muy buenos en directo.

Has escrito un montón de canciones sobre coches. Si tu banda fuese uno, ¿cuál sería?

Un Ford Highway Hot Rod de 1932. He tenido muchos coches antiguos en mi vida, pero ese es mi favorito. Porque es el hot rod definitivo. Es un coche relativamente pequeño, pero con un motor potentísimo. Conducirlo es genial”.

¿Tienes muchos coches clásicos?

Ahora no, ¡porque no tengo sitio!. Me gustaría tener cinco coches clásicos, pero no tendría donde aparcarlos. Acabaría viviendo en una caravana, como la gente ‘white trash’ (Risas). Por ejemplo, Jay Leno es super rico, y tiene su casa llena de coches de ese tipo, pero yo no tengo tanta pasta. Tengo simplemente un Ford del 32, que es la ostia. Hace un ruido que… aterrorizo al vecindario (Risas). Cuando lo estoy aparcando, a veces tengo a una pandilla de crios rodeándome, y a veces las viejas se asustan del escándalo que monta y me gritan cosas (Risas)”.

J.L. Fernandez, 2010. Entrevista publicada originalmente en la revista Popular 1.

Una respuesta to “Entrevista con… Reverend Horton Heat”

  1. Nico said

    Excelente entrevista, muchas muchas gracias. Escucharlo hablar de los Cramps… que recuerdos… de otros musicos. Me quede con ganas de mas.
    Nico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: